Los famosos que perdieron su fortuna

A pesar de sus varios millones de dólares, algunas estrellas del mundo del espectáculo se han visto en situaciones económicas más que penosas.
Uno se imagina que con tantos millones en una cuenta bancaria la vida se torna mucho más fácil y que se tiene un futuro asegurado, pero los famosos se encargaron de matarlos esa ilusión.

El sitio 20minutos.es elaboró una lista con algunas de las derrochadoras celebridades internacionales que se han topado con su chanchito vacío.

Nicolas Cage: El popular actor ha sido la última estrella que ha hecho pública su delicada situación financiera, al quedarse prácticamente en la ruina tras una pésima gestión de su fortuna. Al actor de "60 segundos" no le quedó otra que vender sus valorados cómics y carísimos castillos para hacer frente a sus deudas.

Cage le echa la culpa de su situación a su ex asesor financiero, Samuel Levin, a quien acusa de haberse enriquecido con varios millones de dólares en honorarios, sin haberle importado que el actor se fuera a la ruina.

Ni lerdo ni perezoso, el asesor se defendió y aseguró que Nicolas Cage gestionaba muy mal sus ganancias, y que había sido él mismo quien se había buscado esta situación.

¿Cuál de los dos tiene razón? No se sabe. Lo que sí se sabe es que el actor derrochaba el dinero en un sinfín de caprichos, entre ellos, dos castillos, 15 palacios, una colección de yates y una flota de Rolls-Royce.

Mike Tyson: Llegó a ganar una fortuna de 300 millones de dólares durante su carrera como boxeador, pero no fue suficiente para el nivel de vida que pretendía llevar Tyson, según indica 20minutos.es

Entre sus excentricidades destaca la de tener tigres como mascotas. Durante su polémico divorcio, llegó a desembolsar 9 millones de dólares en el proceso legal. Se declaró en bancarrota en 2003, debiendo 27 millones de dólares

Kim Basinger: La bella actriz no ha destacado por una buena gestión de sus finanzas. Sus problemas económicos comenzaron cuando, según informaron los medios, Basinger compró nada más ni nada menos que una ciudad. La ciudad de Braselton, Georgia, por la suma de 20 millones de dólares. Dinero que tiró a la basura, ya que más tarde tuvo que venderla por 1 millón de dólares.

La actriz se declaró en bancarrota en 1993, cuando fue condenada por un juez a pagar 8,1 millones de dólares a Main Line Pictures, por no cumplir con lo acordado en el contrato para la película Boxing Helena, que Basinger se comprometió a protagonizar.

Michael Jackson: Los problemas financieros del Rey del Pop fueron más que conocidos, ocupando muchas páginas de los medios de comunicación. En 2007, Jackson debía 27 millones de dólares (18 millones de euros) por su rancho de Neverland.

Sus extravagantes gustos y derroches tampoco son algo desconocido. Por ejemplo, gastó 6 millones de dólares en el documental Living with Michael Jackson .

Gary Coleman: El actor que se hizo famoso en España por su papel en la serie Blanco y Negro, citó sus problemas médicos (nació con una enfermedad congénita del riñón, causante de su pequeña estatura, 1,40 metros) y una mala gestión financiera, cuando en 1999 se hizo público que se encontraba en bancarrota.

Otros famosos que el portal introdujo en su lista son: Burt Reynolds (se declaró en bancarrota en 1996, tras su divorcio), Donald Trump (que en 1990 debía 900 millones de dólares), Don Johnson (se declaró en bancarrota en 2004), el cantante Meat Loaf (estaba en la ruina en 1983 y se recuperó gracias a las ventas de su disco de 1977), la actriz húngaro-estadounidense Zsa Zsa Gabor, el actor Mickey Rooney (en 1996 debía 1,76 millones de dólares a la agencia norteamericana encargada del cobro de impuestos). MC Hammer (en 1996 debía 13,7 millones de dólares) y el cantante Willie Nelson (con una deuda de 16,7 millones de dólares que intenta solventar con incesantes giras).