Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Peter Capusotto, ¿lo mejor de la tele?

Ya a nadie le sorprende que Diego Capusotto y su propuesta "Peter Capusotto y sus videos" levante elogios. Pero éste año, con sus nuevos personajes, demuestra que es mejor que nunca.

Largo y tedioso fue el camino que recorrió Diego Capusotto y Pedro Saborido para llegar con "Peter Capusotto y sus videos" a ser reconocido como el mejor programa humorístico de los últimos años. En la temporada 2009, que por ahora sólo tendrá un total de 8 programas, el humorista sorprende con creaciones originales y geniales como Latino Solanas, Juanete, Violencia Rivas, Jaime de las Mercedes Cárdenas o Nico Nuca.

Cada una de las nuevas creaciones explora la idiosincrasia y defectos de diferentes tribus urbanas. Latino Solanas, sin ir más lejos, es un adolescente que reivindica la cultura latina desde el hip hop, dejando en evidencia lo chato que es hablar sobre el "ser latino" con metáforas que sólo refieren al movimiento del culo.

Otro de los ejemplos mejores logrados de ésta temporada es Jaime de las Mercedes Cárdenas, un músico del siglo XIX que intenta componer la música del himno nacional, pero como todo adelantado a su época, Jaime termina diciendo "Juremos con gloria morir" al ritmo de canciones de los Rolling Stones, Kiss o Metallica.

Juanete es la versión rockera de Jorge Corona, donde canciones populares del rock argento sufren una leve modificación en sus letras para que sean chabacanas y burdas. Nico Nuca, en cambio, es un nerd que se junta con amigos más nerd que él para hacer expresiones artísticas digitales y con poco sentido contestatario.

Pero la que se lleva las palmas éste año, la que marca la diferencia, es sin lugar a dudas Violencia Rivas. Presentada como la inventora del punk, precursora del movimiento inclusive antes que los ingleses, Violencia Rivas es una vieja alcohólica que de joven cantaba en un programa simil "El Club del Clan". Pero ella, en vez de cantarle al amor, le canta a la rebeldía, arroja mensajes anárquicos en contra de las instituciones y pide que se reviente el sistema. Todo al ritmo del boogie y la música pop setentista.

Capusotto se sigue superando y los números que arroja el programa éste año así lo demuestran. Tras varios años de remarla en un tarro de dulce de leche, el humorista y su socio Saborido no sólo sigue cosechando elogios, sino que también se reinventa para mantenerse más vigente que nunca.