Folclore y más

El santiagueño presenta "Confesiones de amor", su primer disco, en el que combina temas de folcloristas consagrados con géneros como el tango, la salsa o la rumba.

Amado Gutiérrez tiene 36 años y llegó a Buenos Aires desde Frías, Santiago del Estero. "Mi ciudad es chica, pero tiene una vida cultural muy rica. Es cuna de grandes artistas", cuenta. "Espero que algún día pueda formar parte de ese repertorio". Desde su arribo a la gran ciudad pasaron diez años. Ahora dice sentirse cómodo y haberse insertado en la senda correcta para que su música sea difundida. Y el trayecto parece ser acertado.

Después de años de una rutina a base de esporádicas actuaciones, Amado se anima a decretar la inauguración de Confesiones del amor, su primer disco, en el que plasma un compilado de temas de folcloristas consagrados. ¿Su plus? Conjugarlos con toques de tangos, rumbas y salsas.

¿De qué se trata "Confesiones de amor"?
Este disco es a base de folclore melódico. La temática es el amor en todas sus versiones. Y para el contenido de las letras incluí a grandes autores de la historia del folclore nacional, como Horacio Guarany, Leo Dan o Motta Luna, entre varios. Ellos tienen muchísimo oficio, y me parecía una buena opción plasmar sus obras, incidiendo sólo en los detalles musicales.

Y estos aportes melódicos, ¿en qué consisten?
Básicamente en hacer retoques estilísticos ajenos a canciones que se suelen encuadrar en categorías. Aquí lo que hicimos fue modificar algunos ritmos. En este disco se pueden escuchar zambas bien criollas, pero a las se les agregó la presencia de instrumentos como el piano o el chelo. Eso sí, sin modificar la estructura. Dentro del repertorio de Confesiones de amor hay rumbas, salsas y hasta aperturas bien tangueras.

¿Por qué decidiste mezclar géneros ajenos al folclore?
La música es una sola. Y conjugar distintos géneros es una buena manera de entrarle al público porteño. Las entradas con tono de tango son una buena forma de presentar un gancho para expandir el target. También incluí a la salsa, en el caso del primer tema del disco, que se llama "parte diario".

¿Es obligado el paso por Buenos Aires para encontrar la senda del éxito?
Yo siempre digo que está muy mal repartido todo. Es que en Argentina no podés proyectarte desde tu lugar de origen, porque los sellos, las compañías discográficas y la infraestructura no está en Santiago del Estero, está aquí.

¿Cuesta cautivar al público capitalino?
Yo pienso que de a poquito el folclore va tomando un lugar importante dentro de este circuito. Antes era más difícil. Este género había caído en un bajón importante, pero ahora hay mucha difusión y los productos masivos, como Los Nocheros, el "Chaqueño" o Soledad, ayudaron mucho para que nuestra música se valore más en Buenos Aires. ¡Incluso ahora los porteños bailan chacarera! Mal o bien, pero lo hacen. Y eso hay que valorarlo y tomarlo como un gran gesto.






Comentarios, dudas, opiniones: escribinos@ciudad.com.ar