El regreso del viejo maldito

El australiano de voz gruesa tiene un nuevo proyecto (tranquilos: no dio de baja a los Bad Seeds), que suena a garage rock y blues. El disco se editó por estos días en Europa y Estados Unidos. ¿Si llegará al sur? Lo esperamos.
Se editó hace una semana, pero el álbum ya dio tela para cortar a músicos y melómanos de todo el mundo. No es para menos: Grinderman es la vuelta al ruedo de Nick Cave, al menos en lo que respecta a su trabajo grupal. Es que los Bad Seeds -el grupo más importante que tuvo Nick Cave- no ofrece novedades desde Abattoir Blues / The Lyre Of Orpheus. Pero, a no asustarse, que las semillas malas seguirán sembrando música... aunque más adelante.

De todas formas, Grinderman no se sale tanto, tanto de lo que estábamos acostumbrados a escuchar. Es que la banda no es más que una versión reducida de Nick Cave y los Bad Seeds. Si bien suena diferente al legendario grupo (recuerda más, podría decirse, a la primera banda de Nick, The Birthday Party) sus integrantes son los mismos, pero no están todos: Nick Cave, Warren Ellis, Martyn Casey y Jim Sclavunos integran el nuevo conjunto.

¿Cómo nació Grinderman? Lo explica Jim: "Una vez hicimos un pequeño concierto de presentación de Nocturama. Era la primera vez que tocábamos como cuarteto. Nos dimos cuenta de que sonaba muy distinto a los Bad Seeds, que tiene ocho miembros... El resultado nos interesó, así que empezamos a programar juntos algunos conciertos de Nick Cave solista. Pero nos dimos cuenta de que teníamos que grabar como banda, porque lo que estábamos haciendo era más música de banda". Así surgió la necesidad de encontrar un nombre, y Grinderman les pareció adecuado, "porque sugiere muchas cosas y viene de una vieja canción de Memphis Slim, Grinderman Blues ".

¿Qué hay de nuevo bajo el sol? Bastante, puede decirse: en principio, vale contar que el viejo Cave se encarga de tocar la guitarra además de cantar. Y parece que está chocho: "Lo bueno de tocar la guitarra es que podés callarla cuando querés cantar, en cambio cuando otro tipo está tocando la guitarra no podés. Está como ahí todo el tiempo. Y la voz necesita un espacio que a veces el rock no le da". Pero hay más: un toque de garage y alguna reminiscencia punk alejan el álbum de las melodías de los Bad Seeds. ¿Qué cómo suenan? Escuchalos. Y, para verlos, hacé clic acá.



Comentarios, dudas, opiniones: escribinos@ciudad.com.ar