Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

¡Dance dance en contra de la obesidad!

Un nuevo estudio en Estados Unidos demostró que el video juego de Konami ayuda a los chicos a manterse más sanos y con un peso estable. Ahora, poblarán colegios en el estado de Virginia Occidental con el Dance Dance Revolution.

Qué la obesidad afecta a cada vez más personas alrededor de todo el mundo no es ninguna novedad. Nadie se sorprende cuando es definida como un exceso de grasa en el cuerpo que condiciona una alteración del estado de la salud. Tampoco cuando se dice que ayuda al desarrollo de enfermedades cardíacas, diabetes e hipertensión arterial entre otras.

En este caso la novedad llega de Estados Unidos, más precisamente del estado de Virginia Occidental, el lugar con mayor índice de obesidad infantil, primero en presión arterial alta y cuarto en diabetes de ese país. Se basa en la idea de implementar un video juego en las largas sesiones de actividad física.

Todo surgió con un estudio de 24 semanas que se realizó en 2005 entre 50 chicos obesos o con sobrepeso de entre 7 y 14 años. Quedó demostrado que todos los niños que jugaron al Dance Dance Revolution durante al menos 30 minutos cinco días a la semana mantuvieron su peso y bajaron de forma significativa factores de riesgo que determinan la aparición de enfermedades cardíacas y diabetes. Los pequeños que no jugaron al juego durante las primeras 12 semanas aumentaron en promedio 2,7kilos. Pasado el tiempo de prueba, durante una segunda parte del estudio donde sí practicaban en el DDR, lograron mantener su peso. Vale aclarar que durante el estudio no se introdujo ninguna dieta en la alimentación de los chicos, sino que cada uno mantuvo sus hábitos culinarios.

Las "clases" de DDR fueron tan populares que las máquinas serán instaladas ahora en 157 colegios secundarios. En el futuro se piensa extender el programa a los 753 centros de enseñanza pública del estado. Esto significa que cerca de 280.000 estudiantes tendrán acceso a los simuladores de baile. El equipo básico para cada colegio, tiene un costo de USD $740, incluye una consola Xbox, dos paneles de baile y el software necesario. Los fondos para el proyecto son aportados no sólo por agencias estatales, sino por Konami, la empresa japonesa fabricante del juego.