Se fue una tarde: la peculiar despedida de Santiago Del Moro y sus panelistas de Infama

El conductor eligíó un final "tradicional televisivo" con copa en mano para abrazar una a una a las mujeres del ciclo, que regresará el 1 de enero con nuevos integrantes.

Se fue una tarde: la despedida de Santiago Del Moro y sus panelistas de Infama

"No me voy a poner a llorar, porque si lloro es de alegría. Infama sigue, lo mejor para el equipo", dijo Santiago Del Moro en el final mientras el estudio terminaba a oscuras. 

Época de despedidas en la televisión. Pasó el final de ShowMatch, hubo adioses para los que cambian de canal y también para quienes saldrán por el mismo, pero en otro programa. Santiago Del Moro hizo lo suyo y tras cinco temporadas en de la conducción de Infama,  tuvo su último programa rodeado de quienes también fueron parte del programa.

La primera en ser abrazada por Del Moro fue Andrea Taboada: "Este trago es por vos. La vida nos va a encontrar nuevamente", le dijo mientras la periodista no podía contener las lágrimas. "Tenías que llorar antes",  le retrucó entre risas el conductor, mientras sostenía una copa de champagne.

Marcela Feudale, la única que continuará en la nueva etapa del ciclo, le dedicó un gran elogio: "Sos el conductor del futuro, no lo dudes nunca", momento que el animador aprovechó para pedirle un "piquito" y la Enana, cumplió.

A Marina Calabró eligió despedirla como "la mejor alumna": "Te agradezco tu cariño, porque Infama fue un antes y un después para mí. A partir del trabajo,que me dejaste hacer  acá, se me abre un futuro en un programa que es insignia de esta casa y del mundo del espectáculo. Te quiero, te quiero", dijo la periodista que será parte del nuevo panel de Intrusos.

Las últimas palabras se las reservó el propio Del Moro para agradecer a sus televidentes y a quienes confiaron en el conductor, que logró masividad, gracias al ciclo: "Quisimos hacer esta despedida a la vieja escuela, porque este fue un programa sobre los famosos, con toques bizarros, kitsch y nos queríamos despedir con una copa. La copa no ha faltado nunca en la televisión, desde antes de Romay y cuando hay que festejar se levanta una copa". Mientras buscaba las palabras finales, eligió no mostrarse superado por la emoción: "No me voy a poner a llorar, porque si lloro es de alegría. Infama sigue, lo mejor para el equipo", terminó con el estudio a oscuras y el aplauso de los integrantes del programa.

Una etapa cerrada para Del Moro y compañía, en un Infama que entra a una nueva fase