Con una carta, el papa Francisco ayudó a Panam a sanar su alma: "Cuando la vi, sentí algo indescriptible"

Tras la pérdida de su embarazo, le había escrito al Sumo Pontífice. Y le contó a Pronto que recibió la respuesta de su Santidad.

La carta del Papa Francisco que ayudó a Panam a sanar su alma (Foto: Revista Pronto)
La carta del Papa Francisco que ayudó a Panam a sanar su alma (Foto: Revista Pronto)

Recuperó la sonrisa. Y se le nota. El jueves 22 de mayo no fue una jornada más para Laura Franco. Ese día se cumplió un año de la pérdida de un embarazo de 8 meses y medio de gestación, a una semana de dar a luz. Tras despedir a Chiara, la conductora sintió que todo se le desmoronaba. Pero la fe y la cercanía al papa Francisco la ayudaron a reponerse.

Al frente de la tercera temporada de Panam y Circo, su ciclo infantil en El Trece, Panam contó cómo salió adelante. Y reveló con alegría un regalo que fue una caricia al corazón: “El Papa contestó mi carta y me conmovió: necesitaba un abrazo mi alma”, manifestó en una entrevista con la revista Pronto.

Panam describió lo que sintió al recibir la carta del Papa, texto que la ayudó a reponerse de la pérdida de su beba: "En ese momento yo no tenía ni ganas de levantarme y el Papa me contestó. Sentí algo indescriptible".

“Tuve la suerte de cruzarme con Alejandro Marmo, que me regaló una serie de abrazos sanadores. El trabaja hace muchos años con Monseñor Bergoglio, hoy papa Francisco, y le llevó una carta de mi parte. En ese momento yo no tenía ni ganas de levantarme y el Papa me contestó. Sentí algo indescriptible, porque este Papa trajo mucha humanidad y acercó la Iglesia a la gente”, contó Panam.

Otro motivo que la impulsó a dejar la cama, el llanto y la angustia fue su hijo Luca y su marido, Ricardo Pini. Fue por ellos que salió a trabajar y por quienes recobró la sonrisa: “La vuelta al trabajo me ayudó a sobreponerme. Sólo el que pasó por perder un hijo sabe lo que viví, pero yo siempre quise dejarle a Luca, que es el motor de mi vida, que su hermana no vino a traer desunión, sino al contrario, Chiara vino a fortalecer nuestra fe. Cada vez que no tenía ganas o estaba tirada en la cama, trataba de ponerme fuerte y levantarme por mi marido y mi hijo”, describió la animadora, con la paz y la tranquilidad recobrada. No es poco después de los momentos vividos.