Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Azul Fernández, la actriz argentina elegida para estar en el spin off de Merlí

Azul Fernández, la actriz argentina elegida para estar en el spin off de Merlí (Foto: Web)
Azul Fernández, la actriz argentina elegida para estar en el spin off de Merlí (Foto: Web)

Tras el éxito que generó las tres temporadas de Merlí, la serie española que contó con grandes figuras (entre ellas Albert Baró, actual protagonista de Argentina, tierra de amor y venganza), se supo que una actriz argentina será parte del spin off que se estrenará el 5 de diciembre, a través de Movistar Play (servicio de streaming) o del servicio de Movistar TV. 

Se trata de Azul Fernández, quien estuvo en proyectos como La Leona y Campanas en la noche, y que se pondrá en la piel de Minerva, amiga de Pol (Carlos Cuevas) y compañera de estudios en la carrera de Filosofía.

“Siento una ansiedad total y mucha ilusión. Fue muy lindo formar parte de eso. Era como una familia, muchos de ellos ya venían trabajando juntos y a mí me abrazaron muy rápidamente. Sentía que podía ser difícil instalarme en otro país, insertarme en otra cultura, con otras vivencias, otro idioma... porque escuché el catalán a toda hora. No lo puedo hablar con fluidez, pero te puedo decir que ya lo entiendo perfectamente. Suena hermoso, tiene una linda mezcla de sonidos”, contó Azul en diálogo con Clarin.com.

“Siento una ansiedad total y mucha ilusión. Fue muy lindo formar parte de eso. Era como una familia, muchos de ellos ya venían trabajando juntos y a mí me abrazaron muy rápidamente".

“Héctor Lozano (el creador de las dos series) fue muy abierto para que pueda moldear mi personaje sin perder mi idiosincrasia. Y lo del che, sí, me parece muy impuesto. No fui por ahí. Al principio decía cosas en catalán, pero se las sacamos porque no salía con naturalidad y eso iba a retrasar”, agregó.

“Hice un casting a distancia. Te dan instrucciones, tipo ‘No mires a cámara, que la otra persona esté del otro lado’. Muy simple, pero ordenado. No saber que era para Merlí me jugó muy a favor, si no hubiera sido mucha presión. Lo mandé y no esperé respuesta. Dije: ‘Si el universo quiere que esté ahí, voy a estar. Pero no me voy a quedar pendiente, porque si no me vuelvo loca’. Pasó un mes y mi representante me mostró un audio que le había mandado la representante que ahora tengo allá, en el que decía que estaban interesados en mí, pero que todavía faltaba confirmar. Y ahí recién lo empecé a tomar como una posibilidad real”, cerró, feliz por lo que se viene.