Según la NASA, salir de la Tierra altera el ADN del ser humano

Los científicos realizan un experimento con gemelos idénticos para determinar de qué manera cambiaría nuestro organismo en una misión a Marte.

Según la NASA, salir de la Tierra altera el ADN del ser humano
Según la NASA, salir de la Tierra altera el ADN del ser humano

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio inició el estudio con dos gemelos idénticos y envió a Scott Kelly a la ISS durante un año, para comparar su ADN con el de su hermano gemelo Mark. Los resultados del estudio fueron sorprendentes, el ADN de Scott cambió un 7% en el espacio y no volvió a la normalidad tras aterrizar; mientras que los cambios no están presentes en Mark, quien nació con los mismos genes pero se quedó en tierra durante la última misión de su hermano.

En el experimento, varios equipos de investigación realizaron el análisis a varias proteínas y estudiaron la capacidad cognitiva de los gemelos Kelly. Estos análisis arrojaron que los cambios permanentes en el ADN de Scott parecen haber ocurrido en los genes que controlan funciones relacionadas con su sistema inmune, como la formación de hueso, la reparación del ADN o la respuesta a un ambiente privado de oxígeno o cargado de dióxido de carbono.

Científicos de la NASA presumen que los genes de Scott reaccionaron al espacio como si fuera un entorno extraño y lo trataron como una amenaza, activando una respuesta inmune.

Aunque no se han publicado formalmente los resultados completos del estudio, han revelado varios hallazgos. Por ejemplo, que los cinco centímetros que Scott creció en el espacio eran un efecto temporal de la microgravedad; es decir, su columna vertebral se había estirado.

Asimismo, resulto súper interesante descubrir que los telómeros de Scott habían crecido hasta alcanzar una mayor longitud que los de su hermano, aunque recuperaron su tamaño original poco después de volver a la Tierra.

También se pudo conocer que  su expresión génica también cambió, ya que los niveles de metilación del ADN de Scott (un proceso que activa o desactiva los genes) aumentaron o disminuyeron, dependiendo del gen, lo que lleva a concluir que nuestra genética es realmente sensible a los cambios ambientales.

Este estudio fue muy importante para la NASA y expresaron que fue “un escalón más hacia la misión a Marte”. Podrán realizar cálculos sobre los efectos que causaría pasar 3 años en una misión a Marte, todo gracias a las pistas que arrojaron estos resultados.