Con estas actividades estarás haciendo ejercicio sin darte cuenta

Diariamente se hacen muchas cosas y varias de ellas contribuyen con la salud cardiovascular.

Diariamente se hace muchas actividades y varias de ellas contribuyen con la salud
Diariamente se hace muchas actividades y varias de ellas contribuyen con la salud

Para hacer ejercicio no es imprescindible estar asistiendo a un gimnasio, centro deportivo o pertenecer a algún club o equipo, debido a que existen actividades que pueden realizarse cotidianamente que ayudan a ejercitarse.

Un estudio publicado en la revista The Lancet analizó este tema y concluyó que cualquier actividad física, que permita alcanzar los mínimos recomendados de 30 minutos al día o 150 minutos a la semana, tiene un efecto favorable sobre la salud cardiovascular.

Se suele asociar el ejercicio físico con el tiempo de ocio pero, de hecho, puede integrarse a la dinámica diaria. Habrá personas que prefieran practicarlo de forma organizada con un método, tiempos y objetivos. Pero hay otras que debido a su tipo de trabajo, tiempo, posibilidades económicas, falta de costumbre o de condición física no podrán hacerlo.

Así es que actividades tan rutinarias como subir y bajar escaleras, ir caminando a trabajar o a clase, tener un trabajo que implique actividad física, hacer las tareas domésticas y cargar las compras hasta la casa no requieren mucho tiempo, equipamiento ni preparación y permitirán mantenerse en movimiento y activo durante el día.

Otra alternativa es utilizar menos el auto para ir a la oficina y a cumplir ciertas tareas, incluso aprovechando en su lugar la bicicleta para trasladarse cuando sea posible. Moverse en coche tiene un doble efecto perjudicial porque favorece el sedentarismo, que es un factor de riesgo para enfermedades del corazón; y contribuye con la contaminación ambiental, que también puede causar afecciones respiratorias y cardíacas.

A pesar del ritmo de vida actual es fundamental tener hábitos saludables y, en este sentido, en algunas ocasiones hay que ser creativos para poder realizar actividades físicas en medio de la cotidianidad. Más allá de las prácticas individuales, es buena idea incorporar al resto de los integrantes de la familia en todas estas actividades y tener estilos de alimentación y descanso similares, para poder mantenerlos en el tiempo.