Julián Weich se quebró en la despedida de Justo a Tiempo