Ivo Cutzarida se sacó (otra vez) al aire: "¡Dense una ducha fría!"