Una ferretería inglesa se prepara para atender fanáticas de 50 Sombras de Grey