Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Apple amplía la reparación gratuita de MacBook Pro de 13 pulgadas con fallos en la retroiluminación de la pantalla

Estos dispositivos reportaban fallos entre el teclado y la pantalla por lo que está última debía ser reemplazada.

Apple amplía la reparación gratuita de MacBook Pro de 13 pulgadas con fallos en la retroiluminación de la pantalla. Foto:DPA.
Apple amplía la reparación gratuita de MacBook Pro de 13 pulgadas con fallos en la retroiluminación de la pantalla. Foto:DPA.

Apple anunció en mayo de 2019 un programa para reparar de forma gratuita la pantalla de una serie de dispositivos MacBook Pro de 13 pulgadas que mostraban problemas con la retroiluminación, que ahora amplió a un año más.

La actualización de la página del programa de reparación de MacBook Pro de 13 pulgadas recoge que es válido para los dispositivos que cumplan los requisitos “durante un periodo de cinco años a partir de la fecha de venta original de la unidad o de tres años desde la fecha de inicio de este programa, lo que dure más”. Anteriormente, el programa era válido para un máximo de cuatro años tras la compra.

Apple anunció en mayo de 2019 que se haría cargo de los gastos de reparación de los MacBook Pro de 13 pulgadas posteriores a 2016 que presentasen una serie de problemas identificados con la retroiluminación de la pantalla: que la retroiluminación muestre áreas verticales brillantes en la parte inferior de la pantalla, o que la retroiluminación directamente no funcione.

El programa de reparación recoge que solo podrán acogerse a él los MacBook Pro de 13 pulgadas de 2016 con cuatro puertos Thunderbolt 3, y el mismo modelo con dos puertos Thunderbolt 3, que se hayan vendido entre octubre de 2016 y febrero de 2018.

El problema de la retroiluminación se encuentra en los cables flexibles de unión entre el teclado y la pantalla, que son más delgados y frágiles con el fin de hacer el equipo lo más ligero posible y, además, vienen enrollados alrededor de una bisagra que los desgasta cada vez que se abre y cierra la pantalla.

Sin embargo, al estar el cable integrado en la propia pantalla, no se podía cambiar por separado y tenía que ser la pantalla reemplazada por completo, lo que suponía un costo alrededor de 500 euros.

Fuente: DPA