Catalina Artusi y una producción súper sexy: "Mis amigas me dicen que soy 'bagayera', como buena rubia de ojos celestes, yo no saldría con un rubio carilindo"

Actuó desde los 6 hasta los 18 años en Chiquititas, Ricos y famosos, Verano del 98 y más. Después de tener a su hijo y tras una intensa historia con Ariel Diwan, vuelve al ruedo ¡con todo!

Aquellos encolumnados como fans de Chiquititas, Verano del 98 y demás ficciones noventosas que marcaron la infancia de muchos, no necesitan demasiada presentación para Catalina Artusi (25).

La actriz fue parte de aquellos exitosos programas desde los 6 hasta los 18 años. Prácticamente vivió en un set de televisión, dice que odiaba la escuela y que su mundo transcurría entre adultos. Ahora volvió al ruedo tras algunos años de ausencia en los medios. ¿Qué hizo en el interín? Se enamoró hasta la médula de un reconocido futbolista, dejó todo por esa historia, tuvo a su hijo Bacco (cumple 5 años en agosto), se separó en medio de una difícil enfermedad de su nene y este verano mantuvo una breve pero intensa historia con Ariel Diwan (40).

"Me animé a mostrar un poco en la producción, tengo mucha lola y por eso me daba vergüenza... De hecho, me las escondo, me las aprieto. Pero esta vez me relajé un poco y las fotos están muy lindas", empieza contando la bellísima Catalina.

"Empecé a actuar a los 6 años. Estuve en Ricos y famosos, Chiquititas, Verano del '98. Me encantaba, era anti colegio. Para mí ir al colegio era una tortura, me agarraba de las rejas de los vecinos para no ir. Yo ya trabajaba, vivía otra historia. Me cambié mucho de colegio, en algunos me trataban bien y tenían consideración, en otros no. Me hacían bullying, sobre todo las nenas".

-Contame cómo fue para vos ser una niña actriz, ¿cómo viviste tu carrera desde tan chiquita?

-Empecé a los 6 años por una amiga de mi mamá que me sacó unas fotos y me vieron de Elenquitos, una agencia muy conocida. Empecé en Ricos y Famosos, me llamó Cris Morena y arranqué. Me encantaba, era anti colegio. Para mí ir al colegio era una tortura, me agarraba de las rejas de los vecinos para no ir. Yo ya trabajaba, vivía otra historia. Me cambié mucho de colegio, en algunos me trataban bien y tenían consideración, en otros no.

-¿Sufriste bullying?

-Sí. Me sacaban las cosas, las carpetas, me desaparecían mis cosas. Sobre todo con las nenas. Después, encima, te hacen fama de agrandada y se complica, así que en los grupos de trabajo, con los actores más grandes, me sentía mucho más cómoda. Tengo 7 hermanos y me crié entre grandes, entonces siempre opté por trabajos con actores de más edad. Se vive mucho la envidia entre los nenes y las madres. Es un mundo complicado.

-¿Y con el dinero que ganabas qué hacías?

-La plata me la manejaba mi mamá, la ahorraba, en una época ayudaba a mi familia, en otra no. Finalmente todo lo que tenía en el banco ¡me lo agarró el corralito! Así que me quedé con mucho menos de lo que había ahorrado en todos esos años de trabajo.

-¿Por qué decidiste dejar la actuación a los 18 años, habiendo participado de programas exitosos como Chiquitias, Ricos y famosos, Verano del '98, Yago pasión morena, Dulce amor, Son de fierro, Don Juan y su bella dama?

-A los 18 cuando dejé ya había laburado desde los 6 años. Llegué a tener contrato exclusivo con Telefe, a actuar en importantes novelas. Pero corté con la actuación porque me enamoré mal del papá de mi hijo (Juan Manuel "El Chaco" Torres, un reconocido futbolista). Fue mi primer novio, mi primera vez, mi primer todo. A los 19 años no había tenido novio, todo me parecía aburrido, ningún chico me gustaba. Lo conocí a Manuel y él era súper celoso. Elegí dejar de trabajar y dije "voy a probar esta vida, total después vuelvo a lo mío", sin pensar que me iba a resultar tan difícil. Bueno, la cosa es que siempre quise ser madre joven. Buscamos a Bacco y, cuando lo tuve, me di cuenta que yo no quería seguir la vida de "esposa de". Uno viene para hacer algo, para ser alguien en la vida.

"Corté con la actuación porque me enamoré mal del papá de mi hijo (Juan Manuel "El Chaco" Torres, un reconocido futbolista). Fue mi primer novio, mi primera vez, mi primer todo. Él era súper celoso. Yo elegí dejar de trabajar y dije 'voy a probar esta vida, total después vuelvo a lo mío', sin pensar que me iba a resultar tan difícil. Buscamos tener a Bacco (mi hijo) y cuando lo tuve, me di cuenta que yo no quería seguir la vida de 'esposa de'. Uno viene para hacer algo, alguien en la vida".

-Además de eso, te tocó una situación bastante difícil con tu hijo en esa época.

-Sí. Desde los 2 meses hasta los 2 años Bacco tuvo que ser intervenido con una traqueotomía y no me podía mover de ahí. Tenía guardias de enfermeras cada doce horas porque es muy delicado, por infecciones y demás. Todo se originó porque tuvo una parálisis en las cuerdas vocales cuando nació. Era madurativa y tuvieron que operarlo varias veces, en una de ellas tuvo dos infartos. Le quedaron secuelas como que le agarran broncoespasmos y lo tengo que cuidar mucho de que no se enferme, pero está muy bien. Le quedan un par de operaciones todavía, pero nada demasiado riesgoso.

-Imagino que fue muy difícil para vos, siendo tan joven.

-Fue súper difícil, pero agradezco a la vida haber pasado todo eso de chica a los 19 años. Uno no toma conciencia. Cuando tuvo los dos paros cardíacos en una operación fue muy grave, pero al ser yo tan chica quizás no tomé real dimensión de eso. Encima, mi ex en ese momento jugaba en San Lorenzo. Recuerdo que tenía un partido contra Boca y lo vinieron a buscar de la clínica para que vaya a jugar. Así que la pasé bastante sola. Pero bueno, ahora doy gracias que lo pasé en ese momento. No sé de dónde saqué tanta fuerza. Por suerte mi familia me ayudó mucho. Me fui a vivir con mi mamá durante un tiempo. Y después, entre las idas y venidas con el papá de mi hijo nos fuimos a Ucrania porque él jugaba ahí. Bacco todavía tenía la traqueotomía. Cuando volvimos se la sacaron y después nos separamos definitivamente.

-¿Fue una relación conflictiva la que tuviste con tu ex?

-Sí. Él era súper celoso, no quería que trabaje. ¿Sabés cómo la entiendo a Jimena Barón y a todas las exmujeres de futbolistas? Cuando las veo en la tele pienso "ya sé las cosas que le van a pasar". No digo que sean todos iguales los futbolistas, pero la mayoría son de manual. Tienen una vida muy diferente, más los que son conocidos. Tienen tanta gente alrededor que les dice qué hacer que no pueden decidir por sí mismos. ¿Por qué se casan tan jóvenes y tienen hijos? Mirá, cuando me puse de novia con Manuel escuchaba algo que todos los representantes repetían y es que ellos quieren que sienten cabeza y no malgasten la plata y estén de joda. La realidad es que viven una vida difícil, es complicado, más allá de que algunos ganen buena plata y puedan acceder a cosas. Entonces, tener una mujer que los apoya los ayuda mucho.

-¿Cómo es tu relación con él ahora?

-Ahora bien, él en su casa, yo en la mía. Él se casó, vive en Chaco. No lo ve casi nada a Bacco. Lo llama de vez en cuando, se ocupa económicamente, pero nada más. Yo quiero llevarme bien, porque va a ser el papá de mi hijo para toda la vida.

-Y después de todo eso te encontraste con otro hombre muy particular como Ariel Diwan. Contame qué te conquistó de él.

-Ja, ja. Es la primera vez que estoy con alguien más grande. Noté ese cambio en la forma de hablar, cómo uno comunica, en la forma de llevar una pareja. Por ahí alguien más grande no está con el celular, es una boludez este detalle pero me refiero a que al ser mayor es más ejecutivo en las formas. Los más chicos son más soñadores. Fue una buena experiencia, por ahí me faltaba eso del amor de cuento de hadas. No me llegué a enamorar. De Ariel me enganchó cuando lo veía en la tele y le preguntaban cómo pudo sufrir tanto, porque a mí me ha pasado también. Siento que para él nuestra relación fue un suspiro, un mimo. Y para mí fue sentir el cariño de nuevo de un hombre, alguien responsable, que me cuide. Vi en él todo lo que me pasó.

"Desde los 2 meses hasta los 2 años Bacco tuvo una traqueotomía y no me podía mover de ahí. Tenía guardias de enfermeras cada doce horas porque es muy delicado, por infecciones y demás. Todo se originó porque tuvo una parálisis en las cuerdas vocales cuando nació. Lo tuvieron que operar varias veces y en una de ellas tuvo dos infartos. Fue súper difícil, la pasé bastante sola porque mi ex jugaba en San Lorenzo, después en Ucrania. ¿Sabés cómo la entiendo a Jimena Barón? No digo que sean todos iguales los futbolistas, pero la mayoría son de manual".

-¿Cómo arrancó la relación entre ustedes?

-Nos conocimos en Mar del Plata, ciudad en la que conocí al papá de mi hijo y también a otro novio que tuve, muy loco, ja. Desde el primer momento supe que había onda. Él me aclaró que estaba separado hace poco y pero que hace un montón estaban mal. La verdad es que nunca hubiera estado con él si estaba casado. Sufrí mucho que me metan los cuernos. De hecho cuando recién había tenido a mi hijo salió a hablar una mina diciendo que estuvo con él y la pasé muy mal. Lo sufrí tanto que siento que estar con un casado es karma. Bueno, la cosa es que empezamos a estar en Buenos Aires, nos pusimos de novios. Me daba bronca que decían que estaba con otras minas y yo no podía contar lo nuestro. En ese momento fue que me enteré que Ariel le mandaba mensajes a Gisela (Bernal). Me decía que le mandaba cosas para estar bien y quería terminar en buena relación. Pero después me mandaron algo muy concreto que no tenía que ver con eso, justo fue antes de irnos de vacaciones solos. Yo pensaba dejar a mi hijo unos días y me llega eso, entonces nos peleamos. Me enojó mucho cuando me enteré lo de Magalí Mora y lo de Gisela.

-¿Pero después volvieron?

-Sí. Volvimos a hablar aquel sábado a la noche, cuando le llegó el ADN que se hizo con el hijo de Gisela. Habíamos hablado mil veces del tema ADN, yo estuve bastante involucrada en esa historia. Entonces, Ariel me llamó re triste y cuando me dijo lo del resultado me partió el corazón. Lo banqué en esa. Nos vimos, me saludó con un beso y me puse a pensar en lo había pasado. Y decidí volver. Víviamos en familia, me enganché mucho por él por todo lo familiar. Soy muy hogareña. Todo lo que le aburre a una mujer hago yo, ja, ja. Pero bueno, la realidad es que sus problemas nos llevaban a estar mal. Si se levantaba de malhumor, cosas muy tontas que uno no puede manejar. Y yo con 25 años no estoy para remarla sola con alguien que conozco hace cuatro meses. No tuvimos la fuerza. Y yo no quería exponer más a que mi hijo se encariñe. Era tanta la buena onda entre Bacco, sus hijos, que son divinos, y entre todos que seguir involucrando gente que queremos nos pareció que no era lo correcto. No hablamos nunca más, me enojé mucho. Con decirte que hasta le mandé notas de voz tan graciosas que mis amigas las tienen de ringtones. La verdad, a mí misma me sorprendió tirar la toalla tan rápido.

-¿Qué te dicen tus amigas de tu relación con él?

-¡Me dicen que soy bagayera! Ja, ja. No sólo por Ariel, sino por todos mis ex. Pero bueno, como buena rubia de ojos celestes no puedo estar con un rubio carilindo, de ojos celestes. Me gustan los morochos y con rasgos bien marcados.

-Cambiando de tema: ¿tenés ganas de volver a la actuación?

-Sí, claro. Toda la vida actué en novelas y es lo que me encanta hacer. Yo digo que actuar me sale solo, lo hago naturalmente. Paralelamente, mientras sale algo, estoy abriendo mi marca de ropa que se llama By Catalina (desde este sábado 11 de julio hacemos showroom en Gurruchaga 1450) para ocupar mi cabeza. Soy de las que piensa que cuando uno empieza a generar, van saliendo las cosas. Le doy mucha bola a la energía y me resulta muy importante. Y con respecto al corazón, ya llegará el hombre correcto, por ahora disfruto junto a Bacco, que es el amor de mi vida.

Fotos: Musepic.

Producción: Aldana Moreno.

Maquilló: Sabrina Pagliano (sabrinapagliano@hotmail.com).

Peinó: José Luis Gómez (Tel: 154144-1104)

Locación: Hotel Johnson Inn Palermo www.hjpalermo.com.ar (Niceto Vega 5832 tel: (011) 5556-4444)

Agradecimientos: Mandala Producciones www.mandala-producciones.com / Marité Lusianzoff / Sucederás Underwear.