Pileta, bikinis y sol: las azafatas de A todo o nada, en el agua