Pamela David, una diosa más que hot