El homenaje a Sandro en el Gran Rex