Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Una perra murió abrazada a su dueño por miedo a la pirotecnia: sufrió un ataque cardíaco

Los ruidos de los petardos y fuegos artificiales asustaron tanto al animal que, refugiado en un rincón de la casa, falleció.

Magui falleció abrazada a su dueño, que la apoyó en todo momento.
Magui falleció abrazada a su dueño, que la apoyó en todo momento.

Año tras año, se intenta concientizar sobre las terribles consecuencias de la pirotecnia. Además de los accidentes que, muchas veces, se producen cuando se intenta encender petardos, fuegos artificales y otros elementos, los animales y las personas con autismo sufren un montón; los ruidos les resultan insoportables y dañinos.

Navidad y Año Nuevo todavía no llegó, pero las consecuencias de la pirotecnia ya se hicieron sentir. Magui, una perra Bóxer adulta, no pudo soportar los estruendos y, después de refugiarse junto a sus seres queridos en un rincón de la casa, falleció en brazos de su dueño por un ataque cardiáco. 

“¡Ella era nuestra amada mascota! Se llamaba Magui y acaba de morir. Era viejita y le tenía terror a la pirotecnia. No sabíamos dónde más meterla mientras otros se divertían, la estaba pasando muy mal".

“¡Ella era nuestra amada mascota! Se llamaba Magui y acaba de morir. Era viejita y le tenía terror a la pirotecnia. No sabíamos dónde más meterla mientras otros se divertían, la estaba pasando muy mal", comentó Antonella Modasjazh, quien también compartía la casa con ella.

Angustiada, detalló cómo vivió el triste momlento: "Le agarró un ataque, llamamos a todos los veterinarios de Esquel para que nos ayuden ¡y ninguno nos atendió! La perra murió en los brazos de mi hijo, rogándome que llamara a alguien para que la viniera a auxiliar”.

Una perra murió abrazada a su dueño por miedo a la pirotecnia: sufrió un ataque cardíaco

Sin embargo, ningún veterinario le contestó. Por eso, Antonella hizo dos pedidos: que no se use más pirotecnia y que haya veterinarios de guardia, que atiendan urgencias. 

El posteo de la dueña se volvió viral gracias a la organización ADAE (Adoptá-Esterilizá-Educá) y, rápidamente, comenzó a circular por medios nacionales e internacionales.

Una perra murió abrazada a su dueño por miedo a la pirotecnia: sufrió un ataque cardíaco