Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Una pastelera denunció a Ricky Montaner y Stefi Roitman: "Querían una torta de cinco pisos por canje"

Rodrigo Lussich dio detalles en Intrusos de un desconocido escándalo sobre la boda de los Montaner. 

La pastelera que denunció a Ricky Montaner y Stefi Roitman: "Me contactaron con una semana de anticipación y querían una torta de cinco pisos comestible por canje"

Pese a la felicidad con la que vivieron Stefi Roitman y Ricky Montaner en su casamiento, en Intrusos dieron a conocer detalles de la denuncia que hizo una pastelera al ser contratado por la pareja para hacer la torta y que, finalmente, las cosas no terminaron como se esperaba.

“Hay una historia secreta de la torta de la boda que aquí vamos a revelar. Hubo una querida instagramer que se dedica a la repostería, que fue buscada y a clavaron. La cuenta en cuestión de Carol Cakes & Desserts en Instagram denunció en su cuenta lo siguiente: “Me pasan el modelo de la torta”, comenzó diciendo Rodrigo Lussich.

Es una torta de buttercream (que yo no hago), por ende no sabía cómo iban a reaccionar esas florcitas sobre a torta forrada en pasta. ¡Aunque lo sospechaba! Las tortas con buttercream van a la heladera, por eso las flores se la bancan mucho más. Las tortas forradas no van a la heladera”, agregó.

"Hay una historia secreta de la torta de la boda que aquí vamos a revelar. Hubo una querida instagramer que se dedica a la repostería, que fue buscada y a clavaron".

Luego, continuó leyendo el descargo que Carol plasmó en las redes con fotos que prueban sus palabras: ¡En fin, empecé a buscar proveedores de esas flores por todos lados! Dudé un poco porque con los canjes, uno nunca sabe lo que puede pasar. Pero dije ‘bueno, digo que sí y lo hago por mí y para mí. Después que sea lo que Dios quiera’. De última, quedará en mi mente que le hice la torta a un Montaner jajaja”.

“A todo esto, suspendí unas cosas que tenía que hacer en la semana. A todo esto yo, lo que le había ofrecido por canje, era una torta con los dos pisos de abajo comestibles y los dos de arriba falsos. No iba a hacer una torta de cuatro, cinco pisos completamente comestibles ni mamada. Me parecía que ya era arriesgarme demasiado para un canje”, añadió, sin vueltas.

Y cerró, tajante: “A todo esto, después me dijeron que querían una torta para la mitad de los invitados, o sea, 160. 160 porciones. Ok. ¿Quieren saber cómo terminó? Con una clavada de visto así de grande”.

¡Tremendo!