Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

La nueva vida espiritual de Gastón Pauls: "Tuve un momento crítico y pedí ayuda a algo superior"

El actor habló de la película Palau, en la que compone al reconocido pastor, y dio detalles de su transformación interna. 

La nueva vida espiritual de Gastón Pauls

Con motivo de promocionar la película Palau, en la que interpreta la vida del reconocido pastor Luis Palau, Gastón Pauls (47) dio una sincera y profunda entrevista a Confrontados, programa de elnueve, en el que habló de trabajo, pero también de su cambio de vida, más conectado con lo espiritual y cercano a la palabra de Dios.

"Leí una nota en la que hablan de esta película y de un volver a empezar de tu parte desde un compromiso religioso, desde una transformación interna que has tenido. ¿Esto es así?", le preguntó Rodrigo Lussich

"Todos los seres humanos cuando llegan a ese nivel crítico levantan la cabeza y piden ayuda a algo más, llamaló Jesús o Jehová, y me pasó. A mí esa ayuda me llegó".

Cuidando cada una de sus palabras, el actor asintió y ahondó en su transformación interna: "Más que religioso, que es una palabra que a lo largo de la historia de la humanidad ha generado matanzas, broncas y familias separadas, hablo de lo espiritual, de una necesidad de encontrar algo que esté por encima nuestro. El ser humano es bastante demagógico, soberbio y egocéntrico, cree que está por encima de todas las razas y de todo el resto de los seres vivos del planeta y somos los que peor le hacemos a esta Tierra... Y segundo, creemos ser los generadores de todo lo que hay en esta Tierra", comenzó diciendo Gastón, sobre su cambio de vida, ligado a una fuerza superior.  

"Antes la palabra Dios podía genera algún chiste o me reía. Hoy dejé de tener esa soberbia. Muchas respuestas las voy encontrando con mi relación con algo superior".

"A todos nos ha pasado, no solamente a mí, a cualquiera de los que estén viendo esto, que en algún momento de su vida tuvo un momento crítico de absoluta soledad, de dolor, de desesperanza y de perdición, en el que uno no encuentra una salida. Y todos los seres humanos cuando llegan a ese nivel crítico levantan la cabeza y piden ayuda a algo más, llamaló Jesús o Jehová, y me pasó. Y me parece que ahí radica la fortaleza que podemos tener. Cuando aceptamos lo perdidos que estamos, cuando levantás la cabeza y pedís ayuda. Esa ayuda, en mi caso, vino. Y yo la necesito diariamente. Para mí es un nuevo comienzo". 

Atento a su relato, Pauls concluyó: "Yo era una persona que no creía en Dios y en el momento más desesperado aparece la palabra Dios. Antes no, antes la palabra Dios podía genera algún chiste o me reía de aquellos que tenían fe y creían en eso... Hoy dejé de tener esa soberbia, de que tenía la respuesta para todo. Muchas respuestas las voy encontrando con mi relación con algo superior".