Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Luis Ventura contó el mal momento que vivió con su hijo Antoñito: "Tuvo una crisis, fuimos al neurólogo y me llevaron el auto"

El periodista de A la tarde se mostró enojado por el desagradable episodio que tuvo con su nene cuando lo llevó al médico.

Luis Ventura relató el mal momento que vivió con su hijo Antoñito: "Tuvo una crisis y lo tuve que llevar el neurólogo"

Al comienzo de A la Tarde, con enojo todavía, le tocó contar a Luis Ventura el lamentable episodio que sufrió cuando llevó a Antoñito, su hijo, al neurólogo de urgencia para descubrir, unas horas después, que la grúa le habían acarreado su auto.

“Yo siempre digo que las excusas no se televisan. He recibido disculpas, que las acepto, contemplo toda la explicación. Pero hay cosas que son indelegables y son de caDa persona, pero ver un hijo que tiene una situación de discapacidad, vos lo estás llevando al médico, y en medio de toda esa historia te encontrás con gente que realmente no piensa en los otros. Eso fue lo que sentí”, aseveró.

“Desde el mediodía hasta que pude encontrar mi auto 12 horas después, yo no supe si me lo habían robado, si me lo llevó la grúa. Tuvo una crisis y lo llevo al neurólogo. La consulta estaba programada para cuarenta minutos y la consulta duró dos horas”, contó el periodista en el ciclo de Karina Mazzocco sobre su hijo con Fabiana Liuzzi, que hoy tiene 8 años.

"Ver un hijo que tiene una situación de discapacidad, vos lo estás llevando al médico, y en medio de toda esa historia te encontrás con gente que realmente no piensa en los otros".

LUIS VENTURA CONTÓ EL DESAGRADABLE MOMENTO QUE VIVIÓ CUANDO LLEVÓ A SU HIJO ANTOÑITO AL MÉDICO

“Estacioné el auto en una zona donde teóricamente se podía y cuando salgo después de dos horas me encuentro con que en el lugar de mi auto, había otro y delante de ese había 25 coches hasta la esquina. Solo llevaron al mío”, relató.

“Me lo rayaron, como tiene caja automática, me lo desprogramaron, se trabó el freno de mano, tuve que llamar gente”, aseguró, molesto. “Ni siquiera pusieron un papelito”, contó, sobre su preocupación por el lugar donde lo habían puesto.