Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

El gesto de Sofi Morandi en un vivo que reavivó los rumores de affaire con Julián Serrano: ¿pura casualidad?

La influencer generó muchos comentarios sobre la relación con el youtuber luego de un live que realizó con Lizardo Ponce.

Sofi Morandi y un gesto que reavivó la versión que la vinculó a Julián Serrano.
Sofi Morandi y un gesto que reavivó la versión que la vinculó a Julián Serrano.

Mucho se habló de la relación de Sofi Morandi y Julián Serrano, que se consagraron campeones en el Bailando 2018. Especialmente, cuando al año siguiente de consagrarse en la pista, el youtuber renunció al certamen en medio de rumores de romance con su compañera.

Casi un año después de su escandalosa salida del programa de Marcelo Tinelli y tras confirmar su separación de Malena Narvay, Serrano y su vínculo con Morandi vuelven al centro de la escena luego de una transmisión en vivo que realizó Sofi con Lizardo Ponce en Instagram.

En Twitter se viralizó una captura de un momento del live en el que un seguidor le pide a Sofi que se toque el pelo si tuvo intimidad con Julián y en la imagen se la ve, justamente, con la mano en la cabellera.

Si bien la influencer se tocaba mucho el pelo durante la charla con Lizardo, la imagen viralizada reavivó entre sus fans la versión de un romance oculto entre ellos.

En julio del año pasado, Yanina Latorre había contado en LAM detalles de la supuesta infidelidad de Julián a Malena con Sofi: “Se fueron a un boliche de Palermo. Chapaban asquerosamente, lengüetazo y babosamente en la pista, copeteados. No lo manejaron y no venían teniendo sexo, pero había tensión sexual. Había como una oficinita, camarín, lugar donde uno puede descansar y a veces se lo dan a los famosos. Estaban tan calientes que entraron a este lugar, no prendieron la luz, por lo que no salía un halo de luz por debajo de la puerta… Y pasaron cosas que ella le hacía a él. Chicas, entiendan lo que quieran”.

El gesto de Sofi Morandi en un vivo que reavivó los rumores de affaire con Julián Serrano: ¿pura casualidad?