Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Daniela Cardone habló como nunca del padre de Brenda Gandini: "Me abandonó por la empleada que me ayudó durante todo el embarazo"

La exmodelo se refirió a los momentos más duros con Carlos Gandini, su primer marido, a quien apuntó de despojarla de su hija.

Daniela Cardone, a corazón abierto sobre su cruda historia con el padre de Brenda Gandini: Me abandonó por la empleada que me ayudó durante todo el embarazo
Daniela Cardone, a corazón abierto sobre su cruda historia con el padre de Brenda Gandini: Me abandonó por la empleada que me ayudó durante todo el embarazo

Detrás de su imagen de mujer sexy, una de las  modelos más requeridas de los noventa, Daniela Cardone guarda una dura historia sobre su primer matrimonio con Carlos Gandini, el padre de su hija Brenda Gandini, del que hoy no tiene más que desagradables recuerdos.

A los 19 años la actriz trabajaba en el aeropuerto de su Río Negro natal, mientras estudiaba teatro, hasta que se casó con quien fue su esposo, quien falleció en mayo de este año de cáncer a los 69 años. “Lo hice sin saber que iniciaría uno de los tormentos más agobiantes de mi vida”, rememoró, en una entrevista con Teleshow.

Sin embargo, el matrimonio no tardó en naufragar cuando transitaba el sexto de embarazo de su hija. “Fue cuando fui abandonada”, aseguró, por un marido que era dueño de una de las discotecas más grandes del Sur y quien continuamente se volvía cada vez más evasivo. “¿Esto era la familia?”, se preguntaba.

"Carlos me dejó por la empleada de casa, la misma que me había ayudado con las tareas y cuidados durante todo el embarazo".

DANIELA CARDONE RECORDÓ SU MATRIMONIO CON EL PADRE DE BRENDA GANDINI

Pronto su joven matrimonio se empezaba a desmoronar y así lo reveló en la entrevista:  “En este estado no te quiero ni a vos ni al bebé que llevás ahí”, recordó la frase que le dijo. “Él era depresivo. Y sus depresiones resultaban fatales. Estaba muy medicado, muy. ¡Y nunca lo supe! Jamás. Recuerdo que mamá se enojó conmigo ‘¡¿No te diste cuenta?! ¡¿Cómo fue que nadie de su familia fue capaz de decírtelo?!’, me reprochaba. Entonces comencé a resolver la vida como pude”, aseguró la exmodelo.

Al final, y con Brenda con pocos meses la relación se terminó de una forma desoladora. “Carlos me dejó por la empleada de casa, la misma que me había ayudado con las tareas y cuidados durante todo el embarazo. Al tiempo se casaron y tuvieron un hijo”, dijo.

"Ni a una prostituta le arrebatan un hijo del modo en que lo hicieron conmigo. Debía firmar un papel para que me autorizaran verla y así, asegurarse de que no la secuestraría. Fue indignante".

 “Se me aparecía en casa y en todos lados, solo para hostigarme. Sentí que me volvería loca”, confesó en la nota sobre su separación Daniela, quien vivía en un hotel y había sido descubierta por una reconocida descubridora de talentos que la llevó a Los Ángeles para impulsar su carrera en el modelaje. 

EL MOMENTO MÁS DURO DE LA VIDA DE DANIELA CARDONE

“Me llamó mi mamá gritándome ‘¡Daniela, tenés que volver ya! Carlos y su mamá se aparecieron en casa, se llevaron a Brenda y te iniciaron un juicio por la tenencia”, relató Cardone con dolor. “Así comenzó mi calvario. Ni a una prostituta le arrebatan un hijo del modo en que lo hicieron conmigo. Debía firmar un papel para que me autorizaran verla y así, asegurarse de que no la secuestraría. Fue indignante. Gandini era un tipo de plata y su familia había comprado a la Justicia”, contó.

Esto llevó a que decida volver a Buenos Aires donde“lo que podía ganar era para letrados”. “Brenda viajaba solita cada fin de semana, con el cartelito típico que se le cuelga a los chicos y cuidada por mis excompañeros de aerolínea. ¡Pobrecita! Sufría con las turbulencias... Será por eso que hoy le tiene terror a los aviones. Fue muy duro para las dos”, contó sobre aquella época.

“Hasta que un día mamá me dijo ‘¡Basta de abogados! Cuando la nena cumpla sus 18 va a elegir vivir con vos’. Así fue. Durante todos esos años me ocupé de crear el escenario perfecto para que se acomodase aquí. Cuando llegó tenía todo hecho”, relató, a flor de piel.