Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Con 9 meses de embarazo cumplidos, Mariana Brey contó que lloró de dolor durante 2 días: "Pensé que nacía"

La periodista reveló en LAM el mal momento que vivió el fin de semana a raíz de la avanzada gestación de su hija.

Con sus 9 meses de emparazos cumplidos, Mariana Brey reveló que estuvo dos días enteros llorando de dolor

Con la panza "a punto de explotar", como ella misma describe, el miércoles Mariana Brey (40) volvió a aparecer en Los Ángeles de la Mañana, tras comenzar su licencia por maternidad hace dos semanas. Por eso, apenas la vio Ángel de Brito bromeó con la demora en el nacimiento de Juana, la hija que la periodista tendrá fruto de su relación con el piloto de automovilismo Pablo Melillo.

Entre risas, la periodista explicó: “Los segundos embarazos puede ser que se adelanten, pero no sucedió. Estoy en la semana 40. Ayer estuve con el médico y es pro esperar hasta la semana 42. Me dijo que aguante un poco más. El lunes, si llego, tengo otro monitoreo, y ahí definimos la fecha. Ya está encajada y todo, pero mi obstetra me dijo que podemos esperar tranquilos hasta el lunes 22 ”.

"Lloré porque estaba muy dolorida, por eso sentí que iba a nacer, realmente. Los dolores eran muy intensos en la cadera, en la espalda".

Instantes más tarde, Mariana se atajó de las graciosas críticas de sus compañeros: “Estoy muy sensible, lloré todo el fin de semana”. Intrigados por el motivo del malestar de 48 horas, desde el piso todos indagaron al respecto y Brey contó sin vueltas: “Lloré porque estaba muy dolorida, por eso sentí que iba a nacer, realmente. Los dolores eran muy intensos en la cadera, en la espalda. Lo que me explicó el doctor es que comenzó a bajar como quien gira un tornillo y se encajó. Ya está bien abajo para poder empezar un proceso de preparto. Faltan un par de días todavía, pero ese finde prácticamente no me pude mover de la cama. Eso me puso mal”.

Por otra parte, Mariana Brey reveló sus secretos para evitar los dolores: “Si no hago algo de ejercicio me aparecen dolores físicos, entonces, necesito descargar. En cuanto me siento bien salgo a dar dos o tres vueltas de manzana en bicicleta por el barrio”.