Shakira: "Me hizo falta terapia para gustarme"

La cantante colombiana revela que su falta de autoestima la atormentó hasta el punto de necesitar ayuda profesional.
"Empecé a ir a terapia en 200. Me ayudó mucho en todos los aspectos de mi vida: desde mi imagen hasta las relaciones. Es increíblemente liberador el pasarte una hora hablando con alguien sin preocuparte de cómo suenas. Se trata de entenderte a ti misma. Hablar con mi terapeuta se ha convertido en parte de mi rutina".

Con estas palabras explica Shakira, de 33 años, el problema que tuvo que superar hace más de 10 años cuando vivió la transición de esa morena bajita, para convertirse en la rubia sexy que vemos hoy. Es que, según admite la cantante colombiana, sus problemas de autoestima no la abandonaron hasta que dejó atrás los 20. "En toda esa década me pasé más tiempo preocupándome de lo que carecía que pensando en lo que tenía. Siempre deseaba ser más alta, tener piernas las más largas, las caderas más delgadas, un trasero más pequeño e incluso el pelo más liso. Soy como todas las mujeres... nacidas para criticarnos a nosotras mismas", confiesa.

"He trabajado muy duro para verme así. He llegado a tener el cuerpo que tengo ahora a fuerza de mucho trabajo y comidas muy cuidadosas. He entrenado todos los días, ya sea corriendo, haciendo gimnasia, trabajando o bailando", sostiene Shakira que, a pesar de haber alcanzado el cuerpo que siempre soñó, asegura que no se fija en la balanza del baño. "No me he subido a una de esas en más de un año, pero sé que mi cuerpo está más ligero porque he esculpido mi trasero y mis caderas".

Pero a pesar de todo ese trabajo por mantener la línea, la colombiana no le teme a los kilos que provengan del embarazo. Tras diez años de relación con Antonio de la Rúa, la pareja por fin comenzó a plantearse el formar una familia. "Mi plan es hacer una gira mundial y ponerme a pensar en tener un bebé", revela. "No es que mi reloj biológico se haya vuelto loco, pero me siento preparada. Mi cuerpo se siente preparado. Antonio y yo lo hemos hablado y ese es nuestro próximo paso".

Lo cierto es que, la cantante colombiana tiene una idea muy particular del matrimonio: "Quiero ser su novia eterna", admite la cantante. "Soy muy romántica y el matrimonio es sólo un contrato, sin romanticismo alguno. Así que le propuse que no nos casáramos y él me entendió. Ahora nos sentimos muy libres y felices".