TV 3D: que bien se te ve

Se vio en Argentina la tecnología 3D para televisión con un modelo de 52 pulgadas que estará disponible en el segundo semestre del año.
La tecnología 3D no es algo nuevo, por más que ahora empiecen a aparecer películas que parecen revolucionar las imágenes en movimiento. Ya en los años 50 se estrenaron, con moderado éxito, algunas películas, algo que luego volvió a probarse en los años
80, donde ya decididamente resultaron un fracaso. Un tibio intento en la televisión a fines de los 90 también resultó altamente intrascendente.

Avatar mostró el camino que se está desarrollando en todo el mundo. La tecnología para ver las imágenes en tres dimensiones ahora sí parece estar lista para quedarse. Y ahora, pasó a la TV.

Eso creen al menos en Sony, que presentó ayer a la prensa el primer modelo de televisón 3D. Se trata de un Bravia de 52 pulgadas LED, en el que se pudo ver una demostración de la tecnología que promete, ahora sí, revolucionar el mercado.

Tras unas cortinas que ocultaban sabiamente el chiche tan preciado, fue necesario sentarse a una buena distancia de la amplia pantalla, calzarse las consabidas gafas y disfrutar de unos fragmentos seleccionados de la película animada "Lluvia de hamburguesas". Al igual que su versión en cine, se pudo apreciar una gran calidad de imagen proveniente de un reproductor Blu-ray, y gracias a los anteojos, disfrutar de la sensación de profundidad además del alto y ancho de las imágenes en la pantalla de la tele.

Aunque el desembarco parezca inminente, aún habrá que esperar: "este primer modelo es sólo para demostraciones. Estimamos que los televisores se pondrán a la venta, a nivel mundial, en el segundo semestre del año", le comentó a Ciudad.com Carlos Thompson, Gerente de Marketing de Sony Argentina.

En la CES que se llevó a cabo en Las Vegas en enero se había anunciado que ESPN transmitiría el Mundial en tecnología 3D, lo cierto es que sólo se podrán ver algunos partidos...en diferido. "Se van a filmar algunos partidos en 3D, pero todavía no se puede hacer la transmisión en vivo. Es necesario el proceso de edición para determinar varios aspectos relacionados con esta nueva tecnología, y eso todavía requiere un tiempo extra", señaló el directivo.

¿Qué será necesario tener para ver 3D desde el sillón? Bueno, una tele preparada para tal fin, es decir, que sea Full HD (no, no servirán las HD ready), las gafas en cuestión y un reproductor Blu-ray.

O sea, todo aquel que ya compró una tele para ver el mundial, debe tener en cuenta que no le servirá para ver películas o programas en 3D. Eso sí, si ya tienen una Playstation 3, al menos podrán ahorrar en el reproductor Blu-ray, ya que con sólo una actualización del firmware estará en condiciones.

Ojo, los anteojos no pueden ser un cartón con un par de celofanes azul y rojo. Tienen que ser los provistos por la empresa, porque están en sintonía con la imagen que se muestra en la pantalla. Claro, cuando se vendan, seguramente habrá ofertas especiales por el combo TV + anteojos + Blu-ray. Y luego, como por contagio, vendrá el desembarco 3D en todos los equipos habidos y por haber.

"Los televisores Bravia 3D traen el sistema de pantalla secuencial por cuadros y de cristal obturador activo", explica Rafael Vieyra, gerente general de Sony Argentina. De esta manera pueden reproducir las imágenes grabadas previamente por cámaras especiales, que filman en HD

Por supuesto, todavía tampoco hay precios disponibles. Según Vieyra, "el precio no estará demasiado alejado de lo que cuestan los LCD o los LED actuales".

Disponible para todos. Todo el que quiera experimentar la sensación del 3D que en el corto plazo estará disponible para llevar al hogar, puede hacerlo por un tiempo en el Sonystyle de Cabildo y Juramento. A partir del sábado se podrá apreciar una demo, de la misma forma en que ocurre en otras partes del mundo.

Y es que la tecnología 3D parece haber encontrado finalmente su lugar en el mundo. A más de 50 años de sus primeras pruebas, el consumidor ávido de nuevas tecnologías y que ya casi perdió su capacidad de asombro está más permeable para incorporarlo, ahora y de una vez por todas, dentro de su propio hogar.