A ella no le gusta que se toquen ahí

Alfano y su reclamo a Vanina Escudero, la hermana de la novia actual de su ex Matías Alé.
Arriba. Con Marcelo Tinelli desgañitándose para presentar la edición de ayer de ShowMatch (El Trece) y para agradecer "a todos los argentinos por las muestras de solidaridad". Es que espontáneamente, el programa reunió dinero, zapatillas y otros elementos para los carenciados. Fue, además, noche de sentencias con varias cabezas en juego. ¿Cuáles? Prácticamente las de todas las famosas: Silvina y Vanina Escudero, María Eugenia Ritó, Silvina Luna, Laura Oliva y Rocío Guirado Díaz.El arranque, como los últimos programas, fue con una misión solidaria a cargo de un famoso. Esta vez, Tití Fernández se encargó de sorprender a las familias que habitan Brisas de amor, un refugio para madres solteras y sus hijos. En 4 x 9 metros viven 16 personas y, para darles una mano, Tití se disfrazó de inspector ambiental en plan bromista para desalojar a la gente porque "está todo contaminado". Todo terminó con colchones, camas y demás para las familias.

Luego, sí, el baile. La primera en bailar axé fue la neumática Silvina Luna. Antes de bailar, la Luna estuvo en plan solidario. Visitó y le llevó regalos a un hogar de "abuelos sustitutos" en Rosario. Ahora sí, bronceadísima y con peinado de peluquería, sacudió carnes al son del ritmo brasileño. "Fue inolvidable su fluidez", elogió poética Graciela Alfano y levantó un 10. Anibal Pachano, aprobó. Reina Reech, "fue una propuesta fresca y alegre". Valeria Lynch marcó desajustes, pero tiró un 9. Otra Silvina: la Escudero. Ella, embutida en un trajecito espacial que haría las delicias de un Cometín Sónico en plena pubertad, agitó con Madonna de soundtrack. El jurado aprobó al equipo, no así la coreografía. Recibió altos puntajes. Vanina Escudero, encapuchada pero en tanga, abordó el reggaetón de Vico C. A la Alfano no le gustó que se pasara "la mano por ahí". "¿Por dónde?", preguntó Vanina. "Por el sexo", contestó seria una Alfano a años luz de aquella que alguna vez frotó el cuerpo con su ex en el programa de Chiche Gelblung. Más axé con María Eugenia Ritó. Gustó hasta ahí. Al rato, las nalgas de Rocío Guirao Díaz en un vaivén musicalizado por Wisin y Yandel. Las bailarinas del programa pidieron diez.

Y eso que uno de los bailarines del equipo era suplente tras la lesión de otro. Hubo algo de turbulencia en el jurado. Es que Pachano votó en función del voto de Graciela Alfano. Alfano se enojó. Reech intervino. "No sean referenciales hacia mí", dijo Graciela. "Y yo digo lo que se me canta", retrucó, fuerte, Pachano. El cierre quedó a cargo de Laura Oliva. Más reggaetón y más perreo. "¡Ya no estoy para esto!", bromeó una Oliva ya sin aire al terminar de bailar. Recibió el mejor puntaje de la noche. Y después, sí, Tinelli anunció a las sentenciadas. Hasta el jueves.«