Cuidado con las apuestas por Facebook

Un ecuatoriano prometió 151 tatuajes de Pokemon en la espalda si conseguía un millón de seguidores para su grupo en la red social. A los pocos días, cerró la cuenta.

José Eduardo Romero logró uno de sus objetivos: ser famoso y popular. En apenas seis días hizo que casi medio millón de personas se unieran a su grupo de Facebook titulado: "Si se meten 1.000.000, yo, José Romero, me tatúo los 151 Pokemon en la espalda". El ecuatoriano evidentemente no sabía con quién se estaba metiendo. Todo un desafío para facebuqueros ávidos de acción: el éxito fue total y llegar a la meta era cuestión de días.

Finalmente, el joven en cuestión parece que no era tan valiente como rezaba en su propuesta. Quizás el miedo a ver su espalda invadida de figuras pokemonas o el dolor por dibujárselas, lo tiraron para atrás. Entonces reculó y su página desapareció. "Aunque al principio se convirtió en un héroe para nosotros, ahora todo el instituto se ríe de él", dijo Gustavo, un amigo de José, que lo mandó al frente.

Ahora parece que Romero no tiene muchas razones para reírse. En Facebook aparecieron varios grupos que lo amenazan, incluso con ir a buscarlo a Ecuador para que cumpla su palabra. "Porque todos merecemos ver los tatuajes, perdimos tiempo y queremos la respuesta", se argumenta en uno de esos grupos de la red.

"José está viviendo una pesadilla y no quiere ni salir de casa", enfatizó su amigo Gustavo.