El principio del fin

Entrevista con Will Calhoun, el baterista de la banda neoyorquina que se despide este fin de semana de la Argentina con tres shows en La Trastienda.

"Cómo no voy a conocer La Trastienda", se ataja Will Calhoun, baterista de Living Colour, ante la consulta. "Tocamos ahí en el 93, en nuestra primera visita", remata. Pasaron más de quince años desde aquella vez, pero la energía de Living Colour parece seguir concentrándose donde siempre: sobre el escenario. Esta vez llegaron a la Argentina con nuevo disco bajo el brazo, "The chair in the doorway", el primero en cinco años. Y a juzgar por la cantidad de fechas programadas en nuestro país, podemos asegurar que están más que satisfechos con su nuevo álbum y que tienen muchas ganas de mostrarlo.

Luego de su presentación en el Pepsi Music el último sábado, junto a Divididos y La Vela Puerca, entre otros, la banda liderada por el guitarrista Vernon Reid se presentó en Neuquén y Comodoro Rivadavia, destino que también incluyeron en su última visita, en 2007, y cuyo nombre Will recuerda con un acento gracioso: "Tocar en lugares chicos es interesante porque el público está encima tuyo, podés ver a todos y sentir su energía", aclara. La gira continuó con un show en Rosario anoche, y finaliza este fin de semana con tres recitales en La Trastienda (a los dos programados, se sumó otro por entradas agotadas).

Tan importante es el vivo para estos neoyorquinos que, durante la grabación del disco, que se llevó a cabo en Unhost (República Checa), se dieron el gusto de probar los nuevos temas frente a las audiencias europeas. La dinámica fue la siguiente: grababan nuevas canciones que podrían formar parte del disco, luego las tocaban en vivo y, finalmente, en base a la respuesta del público, le hacían los cambios necesarios o directamente las descartaban. Obviamente este proceso puede ser enriquecedor, pero también implica más tiempo. Es por eso que pasaron cinco años desde "Collideoscope", el último disco de estudio de Living Colour.

También pasaron varios años desde que Mick Jagger los descubrió en el CBGB, a fines de los 80. En el medio, cambios de formación (el bajista Doug Wimbish se incorporó en 1993), e incluso un parate de cincos años (1995 a 2000), en el que algunos de sus integrantes probaron suerte como solistas. Lo cierto es que Living Colour sigue encontrando su máxima expresión arriba del escenario. Quien quiera una buena dosis de hard rock, con pasajes de funk y soul, ya sabe a donde dirigirse este fin de semana.

Living Colour se presenta el viernes 13 a las 24, y el sábado, a las 21 y a las 24 en La Trastienda. Entradas a través de Ticketek.