Jorge Rial, furioso en el comienzo de Intrusos