Gonzalo Valenzuela y Luis Ventura: el duro cruce