Kim Kardashian, la dueña de las curvas más peligrosas