Campi, el suceso de calle Corrientes