Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Rocío Oliva contó supuestas estrategias de Verónica Ojeda para separarla de Maradona: "Le mandaba mensajes sexuales"

La joven enumeró en Incorrectas los artilugios que habría llevado adelante la otra ex del Diez para romper su pareja. 

Rocío Oliva reveló en Incorrectas las estrategias de Verónica Ojeda para separarla de Maradona

En diciembre, la relación de pareja de Diego Maradona (58) y Rocío Oliva (28) llegó a su final, luego de seis años de amor y más de una crisis.

Desde entonces, cada uno siguió sus caminos por separado. Ella volvió a Buenos Aires y él volvió a México, donde dirige al Dorados de Sinaloa, y pasa sus días junto a Verónica Ojeda (42) y su hijo, Dieguito Fernando (6). 

En un móvil con Incorrectas, la exnovia del Diez habló de la ruptura y, siempre dispuesta a criticar a la madre del hijo menor de su ex, dijo que durante sus años de romance con Maradona, Verónica Ojeda había llevado adelante algunos artilugios para intentar romper la pareja.  

"Diego me tenía agendada como 'mi amor' y ella (le agarraba el celular) le cambiaba un número. Él me llamaba y no se comunicaba. Entonces, Diego llegaba hecho un demonio".

"Ojeda me hizo la vida imposible, siempre", dijo Rocío. Y ahondó en detalles: "Fueron muchos años y fueron muchas cosas. Al principio le mandaba mensajes a Diego diciéndole 'yo te voy a dar esto, te voy a hacer esto y lo otro', en cosas sexuales. En su momento me quedaba mal porque era una borrega que no entendía nada”. Luego, añadió: "Después, cuando Diego iba a ver al nene (Dieguito Fernando), él me decía 'hizo dormir la siesta al nene, esta mina está loca, no sé qué quiere'". 

"¿Vos decís que ella le hacía dormir la siesta a Dieguito porque quería acostarse con él?", indagó Moria Casán, obteniendo una respuesta afirmativa: "Claro, eso es lo que decía él". 

Haciendo memoria, Rocío sumó otras de las estrategias que habría utilizado Ojeda, en su contra: "Diego me tenía agendada como 'mi amor' y ella (le agarraba el celular) le cambiaba un número. Entonces, él me llamaba todo el día y no se comunicaba. Entonces, Diego llegaba hecho un demonio. Ya generaba una pelea".  

Pese a todas las piedras que se les presentaron en el camino, Oliva aseguró que la ruptura con Maradona no tiene culpables: "Lo más importante es que no nos separamos por ningún tercero, sino porque las cosas no daban para más. Diego y yo sabemos que nos tenemos un enorme cariño y que lo que sentimos, pasamos, fue fuerte".