Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Roberto Moldavsky contó que Luciano Castro le pidió que no haga chistes con sus fotos hot: "Me dijo que le molestaba"

El humorista confirmó en Confrontados que el protagonista de Desnudos le expresó su malestar con las bromas en el escenario.

Roberto Moldavsky confirmó que Luciano Castro lo llamó personalmente para pedirle que deje de bromear con sus fotos hot

Las referencias a las fotos hot de Luciano Castro que se filtraron el año pasado se colaron en forma de chiste en varias obras de teatro, incluso en Desnudos, la comedia que Castro protagoniza junto a su esposa, Sabrina RojasBrenda Gandini, Gonzalo Heredia, Luciano Cáceres y Mercedes Scápola. Uno de los que bromeaba era Roberto Moldavsky en su show Reperfilado, además de Fátima Florez en Fátima es mágica.

Sin embargo, a medida que fueron llegando a oidos de Luciano esos chascarrillos, los artistas fueron quitándolos de sus espectáculos. Es más, en una entrevista para Confrontados desde Mar del Plata, Moldavsky confirmó que fue el propio Castro quien lo llamó personalmente para solicitarle amablemente que deje de mencionarlo sobre las tablas.

"Luciano me dijo que se lo comentaron, que le molestaba. Ahí le expliqué que fue algo que surgió, que así como llegó, se va. Que si le molestaba, a mí no me interesaba".

“Lo hablamos con Luciano. Aparte, somos del mismo barrio, La Paternal, y los dos socios de Argentinos Juniors, tenemos mucho en común. Sucede que tenía entendido que hacían bromas con eso (en Desnudos). Lo nuestro no estaba escrito en el show, sino que surgió en un momento en que hablo de la circuncisión. (…) Alguien tiró Luciano Castro en ese momento y lo enganchamos”, contó Roberto.

Entonces, se explayó: “Me llamó y hablamos genial, charlamos de mil cosas y la semana que viene nos juntamos a comer. Me dijo que se lo comentaron, que le molestaba. Ahí le expliqué que fue algo que surgió, que así como llegó, se va. Que si le molestaba, a mí no me interesaba. No es lo mismo que con los políticos, porque esto era la vida privada de Luciano que alguien le invadió. Fue en muy buenos términos, fue muy copado y quedó ahí”.