Al ritmo del soul, bro

Llevan por el mundo un contagioso combo bailable con sabor a década del 70. "Nuestro show es una celebración de la vida", dicen. Su gig en Buenos Aires será presentado por Zuker.
Algo así como Los Amados del soul funk, los Cuban Brothers nacieron en La Habana a fines de la década del 70 y se criaron en un exilio de canciones sexies y burbujeantes, tan divertidas como frenéticas y cosmopolitas. Haciendo base en Inglaterra, se crearon una fama de party-animals que resultó en un puñado de buenos discos y un show altamente funny, que gira de Londres a Ibiza a La Habana... y llega a Buenos Aires. El Cuban Brother Miguel adelanta el show que darán en Niceto, con Javier Zuker como anfitrión, hoy jueves a la medianoche.

¿Cómo será el show?
El show de los Hermanos es una celebración, un espectáculo que mezcla música, baile y en general, es una celebración de la vida. Esto hace una sola cosa grande que genera que la gente se quiera divertir, se quiera tocar.

¿Y cuál es la fórmula?
Se trata de crear una atmósfera. No creo que haya nada en particular, sino que viene del todo. Tiene que ver con nuestras personalidades. Le damos a la gente algo que puede ver, un show completo, tratamos de que se involucre en el show junto a nosotros.

¿Sos parecido a tu personaje?
Somos un poco diferentes. Miguel, mi personaje, es un poco cliché del latino divertido y mujeriego. Es mi alter ego, tenemos similitudes.

Uno podría creer que es el típico amigo de Tony Montana (Scarface)...
Bueno, en realidad de eso nos hablan mucho en Europa. Para ellos el cubano es Fidel Castro, el Che Guevara y Tony Montana. Yo, obviamente disfruté mucho de la película Scarface, pero quise que mi personaje no tenga nada que ver con él. Está demasiado involucrado en el crimen. Yo no quiero estar asociado a eso, porque además es tan cliché... Miguel, mi personaje, es un showman.

¿Cuál es el lugar más divertido del mundo para los Cuban Brothers?
Hum... tocamos en todos lados, salvo Latinoamérica. En Cuba la pasamos muy bien. Creo que hay muchos lugares en los que tocamos bien siempre, con buena vibra. La pasamos muy bien en Australia, en el Reino Unido... ¡y también en Suiza! No lo hubiéramos imaginado...

¿Tienen mucho público latino?
No tanto. A veces vienen porque creen que va a haber rumba, boleros y música tradicional. Creo que se sorprenden, pero al menos puedo decir que no se van desilusionados. Nuestro show siempre tiene un sabor latino, pero más tirado al latin jazz y al soul de los años 70.

¿Y rescatan algo de música nueva?
Sí, la mezcla nos gusta. Me gusta el hip hop. Yo desde que tengo 15 años soy dee jay, así que crecí con el hip hop, el house y el garage. Me gusta el hip hop real, como Mos Def, De La Soul, no el que sale en MTV. Ese es una basura. Trato de incorporar todo tipo de música al show.

¿Y qué sabés de la música argentina?
Solamente lo tradicional: el tango, las grandes orquestas. Soy un poco ignorante sobre lo que está pasando ahora acá. Pero espero aprovechar mi estadía y enterarme. Lo que sí sé es que la música siempre fue fuerte acá y que el dance tiene su propia escena bien desarrollada...