Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Luli Fernández mandó al frente a su marido al aire: "Me propuso casamiento y al mes se arrepintió, fue un drama"

La modelo dio a conocer una parte de su historia junto a Cristian Cúneo Libarona, con quien tiene a su hijo, Indalecio

Luli Fernández reconoció que su marido se había arrepentido de casarse un mes después de la propuesta formal

Con casi una década de historia y cuyo fruto de ese amor nació su hijo Indalecio (1), Luli Fernández reveló en Ph, podemos hablar que no todo fue color de rosas en su relación con su esposo, Cristian Cúneo Libarona.

Indagada por si lloró por amor, la modelo no dudó en sincerarse ante las cámaras: “Lloré por amor cuando el señor (por su esposo) me propone casamiento después de estar juntos 3 años, ¡y al mes se me arrepiente! Literal. Hoy lo cuento ‘chicharachera’, pero fue un drama”.

"Lloré por amor cuando el señor (por su esposo) me propone casamiento después de estar juntos 3 años, ¡y al mes se me arrepiente! Literal".

Luego, dio detalles de aquella etapa que vivió con muchas lágrimas en los ojos: “Yo venía de cubrir el Mundial en Brasil en el 2014, llegué y nos fuimos de viaje. Todo fue súper romántico, abro un menú en un restaurante y decía ‘¿te querés casar conmigo?’. Todo de cuento de princesa. Al mes, llego a mi casa y lo veo como tildado y le pregunto ‘¿qué te pasa?’. Él se quedó callado y le dije ‘no me digas que te arrepentiste’, y empezó a balbucear. Cristian se divorció dos veces y naturalmente tenía algunas inquietudes y dudas sobre volver a casarse. Y se arrepintió”.

“Yo ya había arrancado a ver el vestido. Ahí le dije que esto lo íbamos a transitar juntos y si era ‘no’, era ‘no’, pero no me agarró ningún ataque. Y al mes se le pasó, pero ese mes lloré por amor todos los días. Fue un mes muy difícil”, continuó.

Por último, Luli contó el desenlace: “En esa época, Cristian se fue con su hija María, que cumplía 15, de viaje solos. Y ahí le dije ‘está todo bien, te banqué, pero volvés de viaje y lo resolvés’. O nos separábamos o seguíamos. Y volvió con un anillo y me propuso casamiento otra vez. Entonces le dije ‘todo bien, pero nos casamos ya’. Fue al Registro Civil, donde te dan fecha para dentro de 30 días y a los 30 días me casé”.

¡Qué momento!