Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Las fotos de Cande Molfese y Malena Narvay, dos talentosas millennials: "No podríamos vivir sin celular"

Las protagonistas de la comedia musical La Llamada hablaron de todo con Ciudad. Obsesiones, la convivencia con Ruggero Pasquarelli y Julián Serrano respectivamente, y mucho más.

Entrevista con Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada

En las redes sociales, tanto Cande Molfese (28) como Malena Narvay (21) son dos influencers consagradas, pero no fue gracias a sus 4.200.000 y 1.200.000 seguidores en Instagram que llegaron a protagonizar en teatro, sino gracias a su talento. Las jóvenes actrices comparten el escenario de La Llamada, un musical teatral que nació hace seis temporadas en Madrid como una obra telonera de otra pieza más importante, y se convirtió en un éxito arrasador, al punto de llegar al cine y ser la película española más taquillera de 2017, hasta convertirse en tendencia en Netflix.

Todo hace pensar que el suceso se repetirá también en la Argentina con ellas, quienes se conocen por haber compartido las grabaciones de Quiero vivir a tu lado, y quienes además demostraron una química muy fluída a lo largo de la entrevista con Ciudad.

Sobre el escenario del teatro El Globo (Marcelo Torcuato de Alvear 1155), las chicas interpretan a dos adolescentes inquietas que sueñan con triunfar como reggaetoneras, hasta que escuchan el llamado de Dios. Con un elenco que se completa con Vivian El Jaber, Ana Gutiérrez y Carlos Casella, Cande y Malena revelaron cuál es el ritual que implementaron antes de salir a las tablas: “Nos ponemos en círculo, apoyamos las manos en el centro y gritamos ¡Whitney, Whitney! Porque hay varias canciones de Whitney Houston en el musical”.

Unos días antes del gran estreno, Cande y Malena posaron para una producción de fotos con Ciudad ¡y hablaron de todo!

Cande: "Soy vegetariana en tránsito al veganismo. Pero Si Rugge (Pasquarelli, su novio) quiere comer carne, le cocino, no es que en mi casa no se puede comer carne".

En pareja hace cuatro años y medio con Ruggero Pasquarelli (25), un actor italiano al que conoció como compañero de Violetta y que ahora se luce como galán recio en Argentina, tierra de amor y venganza, reflexionó sobre su noviazgo: "Convivimos casi desde primer día porque compartíamos los hoteles en las giras de Violetta. Obviamente que me quiero casar, lo deseo un montón. Pero somos chicos, o él es chico, porque tiene 25 años, ja. Es algo que va a pasar tarde o temprano, pero no es algo que estemos hablando. Nos seguimos eligiendo y acompañando como pareja". Por otra parte, Cande se reconoció vegetariana "en tránsito al veganismo", pero aclaró sin prejuicios: "Si Rugge quiere comer carne, le cocino, no es que en mi casa no se puede comer carne".

Por su parte, Malena, pareja de Julián Serrano (25) hace casi un año y medio, admitió: "Estamos casi conviviendo, porque yo vivo con mis viejos y él vive solo, y se mudó hace poquito. Entonces, estamos casi siempre en su casa. Voy visitando mi casa, pero casi que estoy viviendo allá. Aparte, ya tenemos a León en común, el conejo que me regaló. Estamos re bien, el verano pasado nos fuimos de vacaciones los dos después de un año de mucho trabajo, él en el Bailando y yo en 100 días para enamorarse, y ahora volvimos otra vez al laburo, pero siempre vamos bien". Además, Male se entusiasmó con su proyecto artístico más personal: “Estoy por sacar un disco que es muy personal, con temas que compuse yo. Es una onda la música de Regina Spekector. Son diez canciones en total, y a fines de mayo vamos a estar lanzando el primer tema con un videoclip”.

Malena: "Estoy por sacar un disco que es muy personal, con temas que compuse yo. Es una onda la música de Regina Spekector. Son diez canciones en total, y a fines de mayo vamos a estar lanzando el primer tema con un videoclip".

-Trabajan en una obra teatral que trata sobre el llamado de la vocasión religiosa… ¿Cómo se relacionan con la parte espiritual?

Malena: -Yo siempre fui a colegio laico. Mi abuela es muy católica, festejamos la Navidad, las Pascuas. Yo estoy bautizada pero no tomé la comunión, pero en cuanto a la religión no sé si puedo decir que practico la católica. Yo creo en energías, en un Dios, pero no sé si se lo atribuyo a una religión específica. Tengo tradiciones católicas por mi familia, pero no sé si podría decir que me identifico con el catolicismo, con la Iglesia, porque no tengo idea. Cuando teníamos que ensayar canciones de la Iglesia no me sabía ninguna y Cande me tuvo que enseñar.

Cande: -Yo fui a colegio católico toda mi vida, estoy bautizada, tomé la comunión y la confirmación, todo. Creo en Dios, pero no practico el catolisismo porque no estoy muy de acuerdo con algunas de sus leyes, pero no lo comparto tanto como estilo de vida. Sí fui toda mi vida a misa y toda mi familia es muy creyente. Pero hoy elijo una vida más espiritual y creo en Dios, pero no llevo el catolicismo como estilo de vida. Como dice Male, lo más importante es estar conectado con algo.

Cande: "¿Obsesiones? Tengo la ropa ordenada por color, las perchas mirando todas para el mismo lado, soy muy de chequear si dejé el horno prendido. A veces he vuelto a mi casa a chequear. Y puedo seguir un rato (risas)".

-Conviven y reparten las tareas del hogar con sus parejas. Ahora, a la hora de elegir una tarea del hogar para que la pareja de ustedes haga lo otro, ¿prefieren cocinar o lavar los platos?

C: -Yo prefiero cocinar. ¡Odio lavar los platos!

M: -Sí, yo odio lavar los platos. Prefiero cocinar, aunque no cocine tan bien como Cande, que es una genia. Pero nos turnamos en realidad.

C: -El negocio es que si yo cocino, Rugge lava.

M: -Si yo pongo la mesa, Julián hace la cama.

-¿Cómo se manejan para las compras?

M: -Yo prefiero que vayamos los dos. Aparte, Julián come sano igual que yo y coincidimos mucho en los gustos de las cosas del supermercado. Generalmente vamos juntos, para que no nos olvidemos.

C: -Sí, yo también prefiero que vayamos juntos. Los domingos, re para arriba, ja.

Malena: "Con Juli estamos casi conviviendo, porque yo vivo con mis viejos y él vive solo, y se mudó hace poquito. Entonces, estamos casi siempre en su casa. Aparte, ya tenemos a León en común, el conejo que me regaló".

-¿Tienen estrategias para pasar desapercibidos?

M: -Yo salgo así, normal.

C: -Yo también, pasa que vivimos una vida realmente normal, a pesar de que nuestras parejas también son conocidas y es más fácil ver a dos que a uno. No me lo cuestiono, vamos al súper y vamos. Hay lugares estratégicos que está bueno no meterse, como en un cine a las cuatro de la tarde a ver Avenger.

M: -Por ejemplo, donde vive Juli hay muchos colegios alrededor y por ahí decimos de esperar una hora a que pase el horario de salida de los colegios. Capaz que te piden una foto, pero tampoco es que vienen corriendo.

Cande: "Sé la clave del celular de Rugge y él la del mío. No tengo problemas en que él agarre mi celular ni Rugge con que yo agarre su celular, pero si es para cosas puntuales. No para una revisión".

-¿Tienen obsesiones?

C: -Tengo la ropa ordenada por color, las perchas mirando todas para el mismo lado, soy muy de chequear si dejé el horno prendido. A veces he vuelto a mi casa a chequear. Y puedo seguir un rato (risas).

M: -En mi vida, antes de dormir necesito que estén todas las puertas de los placares cerradas, sí o sí. Sino no hay forma de que duerma. Después, ahora se me pasó, peor en un momento en casa cualquier cosa que se coma con cuchara, tenía que comerla con la misma cuchara, que era chiquita. Lo sufrí. O con la taza, siempre usaba la misma.

Malena: "Hace poco se me rompió el celular, estuve unos días sin el celular y me gustó la experiencia. Estaba más tranquila, dormía mejor y estaba más enfocada, pero no puedo estar sin el celular".

-Como millennials, y dejando de lado los compromisos laborales, ¿cuánto creen que podrían sobrevivir sin el celular?

M: -Pasa que el celular enseguida lo relaciono con el trabajo, y no podría estar sin celular porque hay cosas que hablar siempre, y también trabajo con las redes. Si fuera que mi trabajo no tuviera que ver con el celular... Hace poco se me rompió el celular, estuve unos días sin el celular y a mí me gustó la experiencia. Estaba más tranquila, dormía mejor y estaba más enfocada, pero no puedo estar sin el celular.

C: -Yo también, es difícil que esté sin el celular, es una muy buena herramienta para la comunicación. Mi novio viaja un montón, mi hermana vive en Barcelona, mi mamá en México. También es una herramienta para estar siempre conectado con la gente.

-¿La clave del celular se comparte con la pareja?

C: -Yo sí. No sé cómo fue, no es que un día me preguntó, si me vio ponerla o si le dije que si le gustaba una foto. Nunca fue un tema la censura, ni que me haya dado la clave ni yo él. No tengo problemas en que él agarre mi celular, ni Rugge con que yo agarre su celular, pero si es para cosas puntuales. No para una revisión.

M: -Yo no. Es que es una contraseña. Muchas veces le agrarré el celular a Juli para sacar una foto, postear en Instagram, y él agarra el mío, pero nunca nos revisamos nada privado y la contraseña de mi celular solo yo la conozco, ni Julián, ni mi mamá o una amiga.

Cande: "De los siete días de la semana trato de entrenar cinco. Digo trato, porque con este trabajo pueden surgir imprevistos, pero para mí es mi estilo de vida, el entrenamiento es salud. Realmente me llena el corazón".

-¿Tienen mascotas en común con sus parejas?

C: -Yo no tengo, muero por tener un perrito, pero Rugge todavía no está con ganas.

M: -Yo tengo una perra en la casa de mis papás. O sea, mi casa. Ahora estoy más viviendo en la casa de Juli y estoy con el conejo, pero cuando vuelvo a mi casa abrazo a mi perra y estoy toda la tarde. Llevaba a pasear a mi perra bastante, pero al conejito no lo podemos llevar a pasear; nos dijeron que no se llevan porque tienen el corazón muy sensible y al primer susto les puede agarrar un ataque. Lo dejamos suelto mucho porque necesitan hacer ejercicio, no lo dejamos en la jaula, pero le escondimos todos los cables para que no los muerda, porque son peligrosos. Además, le abrimos el balcón y le pusimos protección para que no tire, pero nos divertimos mucho con el conejo y lo cuidamos como si fuera un bebé. Lo que tiene es que hay que cambiarle todo el tiempo la jaula, porque si no larga olor a granja. Lo que hacíamos al principio era llevar la jaula al cuarto y dormía al lado de nuestra cama cual moisés y ahora lo dejamos en el pasillo, todavía no llegamos al comedor, ja. Aparte, es un amor, es como un perrito, que lo llamás, viene y te lame. No sabía que los conejos tenían tanta personalidad.

Malena: "Siempre trato de tener en cuenta hacer ejercicio y no dejar que pase mucho tiempo, porque también desde el humor y la energía genera otra cosa. Para mí es fundamental. Como la alimentación".

-¿Cuánto tiempo le dedican a ejercitarse?

C: -Yo bastante, lo disfruto mucho. Hace tres años que corro y me encanta. Este año si Dios quiere me voy a correr media Maratón (21km) a Chicago, Estados Unidos. Ya corrí dos medias maratones, y también me gusta mucho hacer crossfit y entrenamiento funcional con peso. De los siete días de la semana trato de entrenar cinco. Digo trato, porque con este trabajo pueden surgir imprevistos, pero para mí es mi estilo de vida, el entrenamiento es salud. Realmente me llena el corazón.

M: -Le decía a Cande el otro día que cuando me pongo a entrenar me re meto y le re doy. Pero ahora que estuve con los ensayos y grabando una serie, dejé el entrenamiento muy de lado. Lo que sí hago es Pilates, que trato de mantenerlo siempre, porque me hace bien. Pero a veces voy al gimnasio, a correr. Hice boxeo en un momento, y si por uno días no lo hago, mientras lo estoy haciendo, me desespero, necesito hacerlo. Pero cuando estoy en una pausa larga por ahí me cuesta retomar. Siempre trato de tenerlo en cuenta y no dejar que pase mucho tiempo sin hacer ejercicio, porque también desde el humor y la energía genera otra cosa. Para mí es fundamental Como la alimentación, si como muy pesado. Yo casi no como frito. Cada tanto me doy un gusto de lo dulce, porque soy muy dulcera, pero frito y grasa no, porque me hace mal a mí energéticamente ya, más allá de cuidar el cuerpo, de la apariencia, para las actividades que tengo después en el día prefiero comer sano.

Cande: "Yo soy de poca paciencia. Mi trabajo para 2019 es mejorar la paciencia".

-¿Cuál creen que es el mayor defecto que se esfuerzan por corregir y no lo logran?

C: -Yo soy de poca paciencia. Mi trabajo para 2019 es mejorar la paciencia. Además, ser tan controladora, en el sentido de ser siempre… imagínense que en el grupo de amigos me llaman “Lali”, por la líder. Evidentemente sé que hay algo de eso que no está tan bueno, porque uno termina poniendo muchas presiones en el grupo de forma inconsciente. Mi gran trabajo es la paciencia y el control.

M: -Yo soy muy exigente conmigo misma, que muchas veces eso está bueno. Después, hay veces que soy mi peor enemiga y eso es lo peor que podés hacer, como boicotearme todo el tiempo, estar dudando, criticar todo el tiempo. Espero bajarlo, aunque muchas veces, cuando lo miro desde un lado positivo, eso me incentiva mucho. Siempre estoy como muy atenta sobre todo a lo que es mi carrera, metiéndole para adelante, y eso me impulsa. Pero muchas veces me impide disfrutar un poco de las cosas si estoy exigiéndome todo el tiempo. Eso es algo sobre lo que tengo que buscar el equilibrio.

Male: "A mi mis amigos me usan bastante de psicóloga, me gusta mucho escuchar y ayudar sobre todo a la gente que quiero".

-¿Hay alguna virtud o habilidad por la que sean reconocidas?

M: -Mis amigos me usan bastante de psicóloga, me gusta mucho escuchar y ayudar sobre todo a la gente que quiero. Pero me divierte… bueno, no me divierte si alguien está sufriendo, pero me gusta ayudar, y cuando alguien tiene algún problema o algo, siempre recurre a mí porque soy muy de tener miradas distintas y tratar de mostrarle al otro, siendo sincera, que por ahí se está equivocando, o tratar de buscar el camino que yo haría. Soy medio la psicóloga de mis amigas.

C: -Yo considero que mi rol es más de anfitriona, soy más de recibir en casa. Preparar una comida, siempre estoy predispuesta a poner mi casa para cualquier juntada.

Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese, protagonista de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese, protagonista de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Malena Narvay, protagonista de La Llamada. (Foto: Musepic)
Malena Narvay, protagonista de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese, protagonista de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese, protagonista de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Malena Narvay, protagonista de La Llamada. (Foto: Musepic)
Malena Narvay, protagonista de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese, protagonista de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese, protagonista de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese, protagonista de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese, protagonista de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)
Cande Molfese y Malena Narvay, las protagonistas de La Llamada. (Foto: Musepic)

Créditos: 

Fotos: Musepic 

Videos y edición: Leandro Bevilacqua 

Producción: Aldana Moreno Lusianzoff 

Locación: Hotel Scala Buenos Aires / Bernardo de Irigoyen 740, CABA.

Maquilló: Marina Sahores para Marra Mkup 

Peinó: Florencia Bruno

Vestuario: Beca Martínez / IG: @becamemartinez 

De la Ostia / IG: @delaostiadesign

Shibinda / IG: @shibinda 

Jardines de Alexandria   IG: @jardinesdealexandria 

Agradecimientos: Punto Tiff  / City Nails by Iris Avalos