Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Débora D’Amato y el día a día como madre primeriza: "La lactancia costó un poco, pero cuando hay leche, con paciencia se puede"

La periodista, que dio a luz hace un mes y medio a su primera hija, habló de su nueva vida y su futuro.

Débora D’Amato, sobre por qué no planea seguir agrandando su familia: La que sale a parar la olla soy yo
Débora D’Amato, sobre por qué no planea seguir agrandando su familia: La que sale a parar la olla soy yo

Una Navidad muy especial vivió Débora D’Amato (45), la primera que le tocó con la llegada de Lola (1 mes y medio), su ansiada hija. La periodista de Intrusos le contó a la revista Gente que su beba es el “mejor regalo que me pudo haber traído Papá Noel” y además contó porque este es un gran momento que quiere compartir al cien por ciento con su beba.

"La maternidad es un camino de absoluta responsabilidad, independientemente de las ganas que pueda tener de agrandar mi familia. Lo cierto es que somos dos y que la que sale a parar la olla soy yo, por eso voy a ser una mamá canguro".

“La maternidad es un camino de absoluta responsabilidad, independientemente de las ganas que pueda tener de agrandar mi familia”, aseguró Débora sobre la posibilidad de convertirse nuevamente en madre. “Lo cierto es que somos dos y que la que sale a parar la olla soy yo, por eso voy a ser una mamá canguro. No analizo la posibilidad de agrandarnos, por el momento estamos muy ocupadas entre nosotras como para buscar un novio o pensar en un hermanito para Lola. De todas formas, hace rato que no proyecto: vivo el día a día y que la vida me sorprenda”, expresó.

Además, Débora contó que disfruta de hacer colecho con Lola: “¡A full! Y no porque sea una nena llorona. ¡Al contrario! Es porque yo no me quiero privar de tenerla cerca. En casa estamos las dos solas y el colecho es nuestra máxima conexión”, aseguró. Otro tema en las mamás primerizas suele ser la lactancia: “Al principio confieso que sentí dolor. La lactancia nos costó un poco, sí… Pero cuando hay leche, con paciencia, se puede. Para la beba, el primer mes es de libre demanda y claramente,... ¡Lola es demandante!”, contó, con humor.