"Carne sobre carne", el documental de Isabel Sarli

El film reconstruye escenas censuradas, anécdotas de filmaciones y secretos de una de las parejas más explosivas de la pantalla grande: Sarli – Bó.

"Carne sobre carne", el documental de Diego Curubeto que se exhibe en funciones especiales en el Malba los jueves a las 22 y los sábados a la medianoche, intenta, mediante diversos formatos, contar la historia de la dupla Isabel Sarli-Armando Bó.

Más que mostrar "las escenas censuradas" -que ocupan sólo una parte del metraje-, el filme reconstruye anécdotas de rodaje y las diversas situaciones que la pareja vivió durante sus años como dupla dentro y fuera de la pantalla.

Curubeto usa material de archivo, tanto de las películas (incluyendo algunas de Bó como actor y sin ella, como Pelota de trapo) así como de lo que quedó afuera de ellas, además de noticieros de la época que muestran la enorme popularidad de Sarli. Esto, combinado con entrevistas a la actriz realizadas más cerca en el tiempo y a otros conocedores de la historia (desde colaboradores de Bó hasta su nieto pasando por historiadores del cine argentino como Fernando Martín Peña) conforman lo mejor de este relato.

A eso, y en un espíritu que intenta ser, digamos, juguetón, Curubeto le suma escenas animadas y otras actuadas (tanto por actores famosos como por personajes del mundillo cinéfilo o el propio realizador), que no funcionan demasiado bien ni agregan "carne al asador" de la historia Bó-Sarli.

Lo más entretenido del filme, además de permitirnos, a quienes no lo vivimos, observar el tamaño y el eco internacional del fenómeno Sarli (recomendable es el clip con "la Coca" hablando en inglés) es observar los extraños caminos de la censura de la época y conocer, de primera mano, las radicales y jugadas ideas cinematográficas de Bó, que estuvo a punto de hacer ahogar a su propia estrella con tal de conseguir realismo en una escena.

Por Carne sobre carne pasan algunas de las escenas más reconocibles de títulos como El trueno entre las hojas, Sabaleros, India, la propia Carne, Fuego y Fiebre, entre otras, además de montajes que incluyen las tomas censuradas y las historias detrás de ellas. Un honesto, sentido pero algo desparejo homenaje que intenta, desde el desborde, rescatar la figura de una pareja que hizo de eso mismo desborde una filosofía cinematográfica.

(Fuente: Clarin.com)

Mirá el striptease más recordado de la Coca Sarli, en VxV.com