Top five de las parejas más bizarras

Intentaron que la cosa funcione, pero todo da a entender que el amor es algo que nunca tendría que haber nacido entre ellos.

Una vez hablamos de esas parejas que parecían tan felices y que compartieron momentos tan, tan inolvidables que parecía que siempre estarían juntas, hasta que de un momento a otro, el amor se les acabó. Así, ese amor que nos hicieron creer eterno se esfumó como si nada.

Prontos a festejar el Día de los Enamorados, en esta ocasión nos referiremos a esas parejas en las el amor nunca tendría que haber nacido o esas parejas que pese a sus arduos intentos de hacernos creer que las unía el amor, nadie se lo pudo creer. Veamos...

En el primer puesto se encuentran Tomasito Süller e Indira Sánchez. Si nadie se creyó que Guido Süller pudiera tener un hijo, menos que menos se pudo creer que Tomasito, el supuesto primogénito del hermano de Silvia, tuviera novia y que, encima, la señorita de 21 años estuviera esperando un hijo suyo. La historia de Tomasito Süller e Indira Sánchez nació y murió en octubre del año pasado.

En ese período, nos enteramos que la flamante novia estaba embarazada, pero que Tomasito no quería hacerse cargo, y entonces la chica salió por todos los medios a contar detalles de su pareja, como forma de venganza. Él juraba ser virgen y ella juraba que se conocieron en un boliche y que después "concretaron" y concibieron al retoño, el cual se llamaría Guido, si nacía nene y Silvia, si era nena. El abuelo, indignadísimo, hizo el mismo raid mediático negando todo lo que la muchacha decía; hasta que el público se cansó y la historia no dio más rating.

En segundo puesto es para Nino Dolce y Alejandra Pradón. En septiembre de 2008 estábamos todos consternados y tristes por la separación de Nino Dolce y Valeria De Genaro, cuando nos enteramos que el cocinero de Playboy estaba viviendo con apasionado romance Alejandra Pradón.

Nino Dolce confirmó el nacimiento de ese amor y había afirmado que eran "buenos amigovios". Aunque tampoco la cosa duró demasiado: había mucho sexo y poco amor, la situación no prosperó.

En el tercer lugar aparecen Adriana Aguirre y Javier. El 2010 recién empezaba y Adriana Aguirre apareció de nuevo en la tele. Fue en el programa de Santiago del Moro, "Infama", donde la rubia vio una cámara y se paró adelante de ella para anunciar, con bombos y platillos, que el amor había regresado a su vida.

Separada hace rato del impresentable Ricardo García, Adriana pasó mucho tiempo sola hasta que un tal Javier, hijo de una gran amiga suya, apareció en su vida. Sin embargo, el morocho, que no superaba los 25 años, se negó a darle un miserable piquito para demostrar la veracidad de su amor, y de fondo, la madre de éste negó el romance y no quería saber nada con tener a la Aguirre de nuera. El de Adriana Aguirre y Javier fue el romance más corto de la historia, no tuvo ni 15 segundos de fama duración.

El anteúltimo lugar se lo llevan Amalia Granata y Cristian "el ogro" Fabbiani. Se conocieron, se juraron amor y ella, encandilada con el futbolista lo siguió por todos los lugares donde él jugaba. Hasta se fue a Rumania, donde quedó embarazada. Todo parecía muy feliz, pero un día la escultural rubia encontró a su pareja en cama... ¡con otra mujer! Al poco tiempo, Amalia se tomó un avión y volvió al país. Desde ese momento hasta ahora, no paró de hablar pésimamente mal de su ex – casado ahora con Victoria Vanucci-.

El último lugar se lo lleva... el romance entre Ricardo Fort y Virginia Gallardo. Cuando el año pasado Ricardo Fort se hizo famoso dejó a su pareja, Violeta Lo Re, por su actual, Virginia Gallardo.

Así y mientras todos sospechan de la sexualidad del heredero chocolatero, la rubia quiso desmentir esos rumores y la embarró más. Virgina habló con los medios y no aseguró la heterosexualidad de Fort, sólo atinó a decir que no le "parece que sea gay" y que confía "en él" y en lo que él le dice...