Ver películas en 3D pueden causar mareos y visión doble

Los ópticos advierten de la disociación de imágenes de las películas en tres dimensiones pueden suponer un esfuerzo adicional para el cerebro.

Las películas en tres dimensiones (3D) pueden provocar mareos, visión doble, náuseas y desequilibrios en personas con pequeños problemas visuales como la ambliopía o el estrabismo.

Así lo advirtieron desde España. El Colegio de Ópticos-Optometristas de la Comunitat Valenciana (COOCV), recomienda que aquellas personas que sufran alguno de estos síntomas viendo una película en 3D acudan a un especialista para ser sometido a una revisión binocular, ya que pueden sufrir problemas visuales como las forias.

La tecnología 3D se basa en dos imágenes superpuestas que se proyectan sobre una pantalla, y cada ojo observa una de las imágenes y luego el cerebro del espectador las fusiona obteniendo una imagen tridimensional.

Según los expertos, esta disociación de imágenes de la película puede suponer un esfuerzo adicional para el cerebro, que da instrucciones a la musculatura ocular para que la alineación de ambos ojos sea la correcta, permitiendo verlo bien.

Según el CCOOCV, si los ojos no trabajan de forma sincronizada se produce una rotura en la fusión de las imágenes en el cerebro, lo que se conoce como foria, es decir, un estado de relajación en el que los ojos pierden momentáneamente la coordinación de uno con el otro, manteniendo el estímulo visual, pero sin que exista integración en el cerebro. Se trata de un problema muy habitual que solemos compensar con la propia musculatura del ojo, que trabaja para que ambas imágenes coincidan.

En algunos casos, la musculatura no puede compensar este defecto y se produce una relajación total que conocemos como estrabismo y esta alteración visual provoca que los ojos no miren a un mismo punto. En estos casos, la persona no es capaz de ver las películas en 3D.

Tampoco puede haber visión estereoscópica o tridimensional en aquellos casos en los que uno de los dos ojos no envía la información adecuada al cerebro, algo que se produce en personas que tienen ambliopía, también conocida como ojo vago . En este caso, el cerebro trabaja con la imagen de un solo ojo, por lo que no se produce la fusión de las imágenes impidiendo la imagen tridimensional.

Fuente: 20minutos.es