Delfina Gerez Bosco: "Sabía que iba a ser famosa"

A los 13 fue elegida para ser modelo, el año pasado fue "bañera" de Marley y ahora, con 24, es la asistente de Weich.
Delfina, una "chica infernal", en VxV.com

Marley capitalizó en 2008 el fenómeno del Tetris humano de YouTube en El muro infernal, una versión criolla de Tonneruzu no Minasan no Okage deshita, el programa original japonés que lleva quince años en el aire. Pero a igual factor de delirio, la incorporación de una pareja de bañeros levantó la temperatura de la pileta climatizada en la versión argentina. Delfina Gerez Bosco, con una mezcla de candidez y el rendidor factor morocha pulposa, comenzó a hacerse famosa. "Con Marley no era ni siquiera secretaria. Mi función, básicamente, era sacar gente de la pileta. Pero con El muro... empecé a hacerme más conocida, sí". Es cuestión de encontrársela arregladita para las fotos para que le griten guasadas en la calle y cruzársela para charlar otro día y que el mozo ni repare en ella. "Me vine como un Carlitos hoy. Mirá el día, está horrible, qué querés, no tenía ganas".

Del salvataje acuático más ratonero desde el final de Baywatch a asistir a Julián Weich en Justo a tiempo (a las 21.15, por Telefé). Seca. Y con intervenciones más allá de un decorado humano. Es que a fuerza de frescura, pasó al primer plano. "Cuando termina el contrato de El muro... empiezo a hacer unos pilotos de un programa tipo Call TV. Estuve un mes entrenando. Hablando sin parar dos horas, no sabés lo que fue". Hablar no le cuesta nada. "¡No, che! Es difícil pasarse ese tiempo siempre hablando de lo mismo. Terrible. Igual me sirvió mucho".

Delfina nació hace 24 años en Arrecifes, al norte de la Provincia de Buenos Aires. A los 13 salió a pasear con su mamá para comprarle una revista a la abuela que estaba embolada en la casa. "Compramos una revista Glamour. Adentro había una publicidad que decía Si querés ser modelo mandá una foto... Y mandé". Mandó, quedó y más tarde ganó. Apareció en la tapa de una revista para adolescentes y después hizo un tour por las de salud. "Me tocaba hacer la dieta del jugo, la dieta de esto otro, la dieta de...". Eso y publicidades para afuera. "Aunque te parezca mentira, cuando yo era chica sabía que iba a ser famosa. Exactamente no sabía con qué. Mi mamá se reía un poco. Era raro, en Arrecifes. Decía Yo sé que Susana Giménez me va a hacer una nota en su living . ¡Vos te reís! Ya vas a ver". Terminó quinto año y se vino a vivir a Buenos Aires. "Pensé que era mucho más sencillo. Y resulta que no. Como todos los laburos: uno tiene rachas y no quedaba en los castings. Me empecé a bajonear un poco. Seguía yendo. Mientras tanto, como tenía que pagar el alquiler, empecé a hacer promos: degustaciones de vino, recursos humanos, aprendí un poco de todo. Vida ajetreada la de la promotora, parece una pavada, pero te mata. Tenés que estar parada mucho tiempo como una diosa, bancándote cosas y encima saber del producto. Le tenés que explicar a la gente sobre vinos o herramientas o autos blindados".

¿Con qué acompaño la carne al horno?

Depende qué te guste: malbec, merlot.

Mientras pagaba el alquiler repartiendo catálogos y explicando maridajes, Delfina continuó haciendo castings hasta que dio con uno de los programas de Gerardo Sofovich. Jefe estricto pero justo, Sofovich la llevó de América a Canal 9 y después al teatro en Villa Carlos Paz. "Cuando terminó me enteré de un programa con Marley: hay una pileta . No tenía más información que ésa". Provinciana, no tenía idea cómo llegar a Martínez. "De tanto que tardé, me terminaron llevando y llegué quince minutos antes de que terminara el casting, el último día. Eso fue un martes. El viernes me llamaron para decirme que había quedado".

En El muro infernal compartió piso con Natalia Kim, y tiempo después se encontraron de casualidad en una oficina mientras se preparaba el rodaje de la película 100% Lucha: El amo de los clones, donde ambas terminaron haciendo de secuaces de un científico loco. Delfina, además, encarnó al interés romántico de Vicente Viloni. ¿Modelo? ¿Secretaria? ¿Actriz? "No sé qué soy. Hace unos días, me tuve que registrar en un hotel y no sabía qué poner en el recuadro de profesión". Falsa estudiante de batería: "Mi novio me enseña un poco, es muy difícil". Aficionada a la manualidad hogareña: "Soy muy de Utilísima a las dos de la mañana. Hace poco terminé de pintar una bandeja de madera, quedó linda. De chiquita hacía tarjetas". Actriz improvisada: " Nunca estudié actuación. Es algo que quiero solucionar el año que viene. ¿Lo de la película? Cara de piedra Durán. Soy una caradura". «


Información:
Delfina debutará en diciembre en "El pueblo quiere gozar", la nueva revista de Miguel Angel Cherutti, en Mar del Plata. Con ella, Iliana Calabró, María Marta Serra Lima y más.