Raras interfaces nuevas

La forma de interactuar con la computadora está cambiando. Dentro de poco, teclado y mouse serán obsoletos. Lo que se viene.

Teclado y mouse forman, hasta ahora, un verdadero dúo dinámico imbatible a la hora de trabajar con una computadora. Pero el futuro ya llegó, y las nuevas tecnologías están a punto de cambiar la forma con la que se interactúa.

Las pantallas sensibles al tacto ya son una realidad concreta en los celulares, y son cada vez más las computadoras que las incorporan. Las Tablet PCs y algunas netbooks ya las traen. La mesa digital Surface y otras similares, que se manejan enteramente con los dedos, ya empezaron a comercializarse.

Sin embargo, en los laboratorios los trabajos continuaron en la búsqueda de formas más cómodas posibles para usar las máquinas y para vivir en el futuro.

Una de las novedades se vio en una demostración realizada por gente del ya mítico Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT por sus siglas en inglés), y se llama Siftables. Se tratan de pequeños cubos, del tamaño de galletitas, que traen pantallas LCDs. Al juntarlos en distintas configuraciones o tocarlos entre sí en distintos momentos, pueden efectuar sumas, tocar música, pronunciar palabras, mostrar pinturas virtuales y bastante más. En el video de demostración se puede ver su utilidad en la educación, al proveer cientos de opciones para que los más pequeños jueguen y realicen todo tipo de operaciones con ellos, incluso apilándolos como simples bloques.

Una tecnología similar, pero pensada para hacer música se llama Reactables. Al poner bloques computarizados sobre una mesa especial, los músicos pueden crear melodías e interactuar de manera nunca vista. Fueron creados pos el Grupo de Tecnología Musical de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

De Austria viene Kommerz, un sistema que permite utilizar determinados objetos en el mundo real, y lo que se haga se representará de la misma manera en la pantalla de la computadora, en 3D. La idea es apuntar al mundo de los juegos, similar en cierta forma a lo que ya popularizó la Wii.

Sony desde hace unos años diseñó otra tecnología llamada Feel. Diseñada para el mundo inalámbrico, FEEL está enfocada en el intercambio de datos literalmente, a un toque. En efecto, la idea es que los datos que se quieran compartir pasen de un celular a una PDA o a una notebook, por ejemplo, al tocarse entre sí. Nada de alinear o confrontar los puertos infrarrojos ni de utilizar cables. También servirá para hacer reservaciones en restaurantes u otros lugares apoyando el celular o PDA sobre los menús de los mismos que estén en la vidriera. La idea es que, en el futuro, todos tengan la posibilidad de intercambiar información en forma inalámbrica sin necesidad de preocuparse de la sofisticada tecnología que está detrás.

Sixthsense , desarrollado también por el MIT, requiere de un equipamiento especial: marcadores de color en los dedos, un celular, una cámara y un pequeño proyector. Pero su función es la de manejar información en cualquier lado. La idea es, por ejemplo, al encontrarse con alguien en la calle, proyectar sobre la pared o sobre el mismo cuerpo de esa persona la agenda o un blog, para, en ese momento, sacarle una foto y subirla a la Web. O dibujar un círculo en la muñeca y que aparezca un reloj digital. O mostrar la pantalla de un celular en la palma de la mano y discar desde ahí. Las posibilidades son infinitas.

Gummi es otro proyecto de Sony, destinado a mostrar la información que no siempre
entra en la pantalla. Moverse a través de las barras de desplazamiento o hacer zoom sobre una imagen no siempre brinda los resultados esperados, o es un proceso demasiado lento y engorroso. Las pantallas flexibles son una solución a esos problemas. Todo lo que hay que hacer es estirar la pantalla para ver con mayor detalle una foto o hacer zoom sobre un mapa, y luego volverla a la posición normal para ver la imagen como al comienzo.
Cuando se está de viaje, por ejemplo, las llaves de los hoteles podrán actuar también como mapas de la ciudad, que permitirán hacer fácilmente ampliaciones sobre determinadas áreas turísticas.