Ayer nomás...

Se estrenó la película que revisa la historia del rock del país a través de sus protagonistas. Hernán Gaffet, su director, cuenta que la falta de presupuesto y la escasez de archivos documentales fílmicos lo dejaron limado.
Hubo un tiempo que fue hermoso y un grupo de jóvenes argentinos se sentían libres de verdad para romper con todo lo establecido. Andaban por la calle, con su pelo largo, por el que eran constantemente detenidos, sin más preocupaciones que ver cómo, dónde y cuándo podían tocar y grabar. Pasaron 40 años desde ese entonces y el realizador Hernán Gaffet se propuso volver a revisar la historia de esa Argentina Beat. Meterse en La Cueva, cuna del rock nacional, a través de la memoria de sus primeros habitantes.

Después de dos años y medio de trabajo Gaffet logró reunir los mejores recuerdos en un documental de 130 minutos, que incluye entrevistas a Moris, a Litto Nebbia, a Nito Mestre, al periodista y escritor Pipo Lernoud, a Pajarito Zaguri, a Javier Martínez, a Ricardo Soulé, a Emilio del Guercio, a Rodolfo García, entre muchos otros cueveros. Además, incluye los testimonios de los periodistas Alfredo Rosso y Rogelio García Lupo y del escritor y poeta Miguel Grinberg.

¿Qué anécdotas de los entrevistados te sorprendió más?
Me sorprendí cuando tuve la certeza de que La Cueva era de verdad el lugar donde todo empezó. No era una leyenda urbana más, ni un falso mito. Y como son los mismos chicos de La Cueva los protagonistas de "Argentina Beat", fue una gran satisfacción. Son ellos los que narran cómo empezó todo.

¿Pensás armar una película con la segunda etapa de la historia del rock?
Sólo seguiré haciendo este tipo de documentales si aparecen los recursos económicos necesarios. Dos documentales de este tipo (Argentina Beat y Oscar Aleman: vida con swing) me dejaron limado.

¿Con qué dificultades te enfrentaste?
Es una producción independiente, léase, hecha con muy poco dinero y todos los inconvenientes que derivan de ello. También nos afectó la escasez de material fílmico de archivo. No sólo específicamente de temática musical. Los archivos documentales fílmicos en nuestro país están en estado de emergencia hace largo rato. Falta poco para que ya no podamos hacer más documentales de archivo.

¿Y pudiste entrevistar a todos los que tenías pensado en un principio?
Me hubiera gustado contar con Luis Alberto Spinetta y con Charly García, pero nunca pude siquiera hablar con ellos. Me dolió mucho, pero hubo alternativas para cubrir aquello que ellos podrían haber aportado. Los que finalmente están, se entusiasmaron mucho con el proyecto. Creo que tuvieron siempre en claro que se trataba de un trabajo en serio y no una forma más de chuparle la sangre a los pioneros de nuestro rock.