Pasar al contenido principal

ES SU HOMBRE

Luciano Castro y Sabrina Rojas, a los besos en el aeropuerto de Ezeiza

¡Exclusivo! Aunque hace poco ellos confirmaron su separación, ayer la modelo arribó al país proveniente de Estados Unidos y el galán la estaba esperando. ¿Reconciliados?

Por Cecilia_Riano
Lunes 03 de Septiembre de 2012

A fines de julio pasado comenzaron a circular nuevas versiones sobre la separación de Luciano Castro y Sabrina Rojas. Pero como no era la primera vez que se hablaba de fuertes crisis y hasta de ruptura sentimental, que no fueron tales, todo hacía prever que nuevamente sería una "falsa alarma".

El domingo, la modelo llegó al país proveniente de Miami. Y en el Aeropuerto de Ezeiza estaba Luciano, junto a su hijo Mateo. Al verse, casi sin mediar mucha palabra, los ¿ex? se dieron un apasionado beso en la boca, a la vista de todos.

Sin embargo, llegó la confirmación primero de boca del galán y luego habló la modelo: la pareja se había separado, tras dos años y medio de amor.

"Estoy bien, atravesando como cualquier otra persona una separación, no es nada atípico a lo que le puede pasar a cualquiera", dijo Castro a Ciudad.com en la presentación de Sos mi hombre, la ficción que protagoniza junto a Celeste Cid en El Trece. Por su parte, Rojas agregaba: "Quería que lo dijera Luciano primero, así nadie me acusaba de que yo estaba haciendo prensa con el tema. Imaginate que me podría haber sentado en todos los programas y decir de todo".

"Si hay vuelta atrás o no, lo sabemos nosotros", dijo Sabrina, ¿dejando al puerta abierta a una reconciliación? Por lo pronto, Ciudad.com fue testigo de un apasionado reencuentro que se dio ayer a la mañana en el Aeropuerto de Ezeiza.

La modelo llegó al país proveniente de Miami, vestida con calzas negras, campera marrón y botas haciendo juego. Y allí estaba Luciano (de jeans, musculosa negra y gorra), junto a su hijo Mateo. Al verse, casi sin mediar mucha palabra, los ¿ex? se dieron un apasionado beso en la boca, a la vista de todos. ¡Reconciliación confirmada!

¡Qué viva el amor!