Karina La Princesita recordó sus primeros trabajos antes de triunfar en la música: "Repartí volantes, vendí ropa y limpié un kiosko"

La cantante de cumbia repasó a qué se dedicaba de joven y a qué edad comenzó a ganar su propio dinero.

Karina comenzó a trabajar a los 13.
Karina comenzó a trabajar a los 13.

Hoy, está instalada en el mundo del espectáculo y, principalente, en el de la música. Karina La Princesita (33), cumplió su sueño: se convirtió en una reconocida cantante popular. Además, dio -con éxito- sus primeros pasos en el teatro de la mano de Flavio Mendoza. Perseveró y triunfó, hoy se gana la vida gracias a su talento arriba de los escenarios.

Antes de brillar en el universo de la canción y de subirse a las tablas, ¿de qué trabajaba? La chica de tapa de la revista Pronto reveló cuáles fueron sus primeros trabajos. "Repartía volantes en los negocios donde mi mamá era vendedora. Me pagaban 12 pesos por día para ir a repartir volantes con mi hermano, Ezquiel", contó la cantante. Además, recordó con cariño sus otros dos trabajos: "A los 13, empecé a vender ropa con mi mamá y, a los 14, tuve mi tercer trabajo: limpiaba en un kiosko". 

"A los 13, empecé a vender ropa con mi mamá y, a los 14, tuve mi tercer trabajo: limpiaba en un kiosko".

Sincera, Karina reveló por qué quiso trabajar desde tan chica: "No lo vivía como un peso porque tenía muchas ganas de trabajar. Con la plata que ganaba podía comprarme ropa y no hacer que mi mamá gastara en eso". Desde pequeña, la cantante era consciente de la realidad que se vivía en su casa.

"No me daba vergüenza hacerlo, ni contar que trabajé en limpieza. Soy muy agradecida y, con la personalidad que tengo, si no hubiese vivido esas cosas no se cómo sería hoy con éxito. Arrancar desde abajo me ayudó a ser sensible ante los problemas de los demás y a tener los pies bien sobre la tierra", cerró.

"Arrancar desde abajo me ayudó a ser sensible ante los problemas de los demás y a tener los pies bien sobre la tierra".

¡Un ejemplo!