Yo tb tq, o como el WhatsApp daña las relaciones