Katy Perry dejó la música a un lado para convertirse en la chica del tiempo